LOADING

Type to search

Pases policiales: Así se movía el dinero


Redacción
La Conversación EC
lunes, septiembre 12, 2016
Cinco testigos han relatado millonarios manejos de dinero en caso de corrupción con los pases policiales con cuentas bancarias que eran usadas por terceros para el depósito de dineros, compra de casas por miles de dólares en efectivo y la existencia de un grupo de policías que aunque estaban asignados a una unidad, trabajaban en […]

Cinco testigos han relatado millonarios manejos de dinero en caso de corrupción con los pases policiales con cuentas bancarias que eran usadas por terceros para el depósito de dineros, compra de casas por miles de dólares en efectivo y la existencia de un grupo de policías que aunque estaban asignados a una unidad, trabajaban en otra.

El sexto día de la audiencia por el delito de delincuencia organizada que investiga la existencia de una red ilegal que entregaba pases policiales se realizó la mañana del lunes, con la presentación de sus pruebas y la rendición de la versión de Maribel Peñafiel, pareja sentimental del teniente Ernesto Montenegro, sentenciado a 8 meses de cárcel en este caso.

Thania Moreno, fiscal de Pichincha, ha planteado a Montenegro como el enlace dentro de esta organización delictiva que entregó más de 1.317 pases sin seguir los protocolos respectivos, entre octubre del 2014 y octubre del 2015, y tuvo como supuestos cabecillas al general Fausto T., excomandante de Policía, y al teniente Alexis C.

Al ser Peñafiel pareja del exoficial, ella habría observado, dijo, muchos hechos relacionados con el delito que se investiga. Según la Fiscalía, Peñafiel manejó cerca de $400  mil en diversas cuentas a su nombre y ella sin dar cifras reconoció que mantuvo ocho cuentas en cuatro bancos locales. La testigo deslindó su participación en el ilícito señalando que todas sus cuentas, claves, tarjetas e incluso chequeras, firmadas por ella, fueron manejadas por Montenegro.

(Peñafiel) es la titular de dos cuentas desde donde se realizaban los depósitos y posteriormente se realizaban las transferencias de los demás involucrados. Las cantidades fluctuaban en $10 mil, $12 mil y $25 mil“, explicó Moreno.

Rubén Montenegro, hermano del oficial sentenciado, también reconoció que receptó dineros en sus cuentas, pero que ello correspondió a un favor que le pidió su hermano debido a un negocio, mas no porque conocía que se estaba dando un delito, destaca el portal web de diario El Universo.

En su versión, el hermano de Montenegro nombró a Alexis C. como el supuesto receptor de algunos dineros que tuvo en su cuenta y contó que un grupo de policías compraron sin su consentimiento, es decir a nombre de Rubén Montenegro, varios equipos electrónicos.

Otro de los testigos relató la compra en efectivo de una casa en Ibarra (Imbabura) valorada en $75 mil; mientras que un teniente coronel activo atestiguó la irregularidad que sucedió en la Unidad de Delitos Aduaneros y Tributarios de la Policía, la cual él dirigía, donde existían diez agentes que aunque estaban asignados a su unidad, decían trabajar a órdenes directas del comandante general de la Policía de la época, Fausto T. (I)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *