LOADING

Type to search

Un desfile de moda inspirado en la novela de Virginia Wolf


Redacción
La Conversación EC
miércoles, septiembre 21, 2016
La vida de Orlando, el personaje creado por Virginia Woolf en su novela de 1928. En un momento dado se acuesta siendo un hombre y, después de un sueño de siete días y sin mediar explicación, se despierta como una mujer. No podía ser más acertada la inspiración de la colección de septiembre de 2016 […]

La vida de Orlando, el personaje creado por Virginia Woolf en su novela de 1928. En un momento dado se acuesta siendo un hombre y, después de un sueño de siete días y sin mediar explicación, se despierta como una mujer. No podía ser más acertada la inspiración de la colección de septiembre de 2016 de Burberry, que se presentó la noche del lunes en Londres y que, como la novela de Woolf, supone una revolucionaria ruptura de las reglas del tiempo y el género, reseña diario El Tiempo.

La novela parece hablarnos hoy a nosotros con total claridad, al fundir y superponer lo femenino y lo masculino, el pasado y el presente, lo alegre y lo serio”, explica Christopher Bailey, director creativo de Burberry.

La colección cuestiona la rígida estructura que sostiene la industria de la moda. En vez de concebir colecciones separadas para hombre y mujer y exhibirlas en las respectivas semanas de la moda, estas prendas las lucen hombres y mujeres mezclados en la pasarela. Pantalones anchos, bermudas y camisas de seda, jerséis de punto, dice El País. La colección no entiende de géneros. Se trata de una de las tendencias más claras que se han visto en la semana de la moda londinense y, además, tiene que ver con la esencia de Burberry: al fin y al cabo, la gabardina es quizá la prenda sin género por antonomasia.

El propio nombre de la colección oculta otra transgresión: se llama Septiembre 2016. Nada de primavera-verano u otoño-invierno. En un mercado de la moda radicalmente globalizado, ¿qué sentido tienen esas divisiones? ¿Hablan del clima de São Paulo, Milán, Qatar, Nairobi o Moscú? Por último, y esto es quizá lo más relevante, la colección desafía el orden temporal tradicional de la producción, distribución y comercialización de la moda.

En lugar de mostrar en los desfiles ropa que no saldrá a la venta hasta medio año después, la nueva colección de Burberry puede adquirirse desde el mismo momento en que la lucieron los modelos en la pasarela.

La explicación queda patente en las salas de la mítica librería Foyles del Soho donde se celebró el desfile. Las celebridades del moderno mundo de la moda paseaban entre los puestos donde artesanos mostraban oficios tradicionales relacionados con la costura. Los looks de Cara Delevigne, Jourdan Dunn y compañía, todos de Burberry, eran capturados por decenas de smartphones por minuto y lanzados al instante por todo el mundo a través de las redes sociales.

En una industria de la moda retransmitida en streaming, ¿quién quiere esperar seis meses para comprar una prenda que en solo tres días quedará enterrada para siempre bajo el feed infinito de Instagram?, se pregunta diario El País. (I)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *