LOADING

Type to search

Un grupo afín a Assange trató de hackear sistema de Presidencia de Ecuador, según Correa


Redacción
La Conversación EC
martes, octubre 25, 2016
El presidente de la República, Rafael Correa, ha denunciado que el grupo Anonymus, cercano de Julian Assange, ha intentado ‘hackear’ el sistema informático de la Presidencia, aparentemente en respuesta a la restricción a internet en la Embajada del país en Londres al fundador de WikiLeak. “Anonymus trató de hackear los sistemas de la Presidencia, de acuerdo a ellos, […]

El presidente de la República, Rafael Correa, ha denunciado que el grupo Anonymus, cercano de Julian Assange, ha intentado ‘hackear’ el sistema informático de la Presidencia, aparentemente en respuesta a la restricción a internet en la Embajada del país en Londres al fundador de WikiLeak.

Anonymus trató de hackear los sistemas de la Presidencia, de acuerdo a ellos, por haberle suspendido el internet a Assange“, escribió el presidente Correa en su cuenta de Twitter, al asegurar que ese grupo de usuarios de internet ha confundido al verdadero enemigo.

Temo que, contrario a lo que canta Silvio Rodríguez, (los del grupo Anonymus) no han sabido asumir al enemigo“, ha dicho el presidente Correa ha reprochado al condenar esa acción con el parafraseo de una canción del músico cubano Silvio Rodríguez.

El martes de la semana pasada, la Cancillería había confirmado la restricción de forma temporal del acceso al sistema de comunicación de su embajada en Londres, donde se encuentra Assange, en virtud de la posición del país sobre la no intervención en asuntos internos de otros países. Se refería a las filtraciones de WikiLeaks sobre los discursos de la candidata demócrata Hillary Clinton.

Ecuador, “en ejercicio de su derecho soberano, ha restringido temporalmente el acceso a parte de su sistema de comunicaciones en su embajada en el Reino Unido”, medida que “no impide que la organización WikiLeaks lleve a cabo sus actividades periodísticas”, decía la nota de la Cancillería.

Assange pidió asilo a Ecuador hace cuatro años, a fin de no ser extraditado a Suecia, país que le requiere para interrogarlo por delitos sexuales que él niega. El periodista australiano teme que las autoridades suecas lo entreguen a su vez a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por espionaje tras la filtración de miles de cables confidenciales.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *