LOADING

Type to search

La Segunda Sinfonía de Mahler puede romper un récord cuando salga a subasta


Redacción
La Conversación EC
lunes, noviembre 28, 2016
En abril de 1965, un amigo arrastró a Gilbert Edmund Kaplan a un ensayo de la Segunda Sinfonía de Mahler en el Carnegie Hall, de Nueva York. Por aquel entonces, no aspiraba más que a convertirse en un economista de Wall Street y estaba a punto de fundar una revista Institutional Investor, que años después […]

En abril de 1965, un amigo arrastró a Gilbert Edmund Kaplan a un ensayo de la Segunda Sinfonía de Mahler en el Carnegie Hall, de Nueva York. Por aquel entonces, no aspiraba más que a convertirse en un economista de Wall Street y estaba a punto de fundar una revista Institutional Investor, que años después vendería por $75 millones. La música, a esas alturas, con 24 años, le resbalaba, según cuenta en ¿Por qué Mahler?, Norman Lebrecht.

Pero después de escuchar aquella Resurrección, Kaplan no pudo dormir. Compró las 17 versiones grabadas hasta entonces y se convirtió en un curioso director de orquesta que ofrecía consejos financieros a cambio de revelaciones musicales. Años después se hizo con el manuscrito original de la partitura –se lo compró a la Fundación Mengelberg, donde Alma Mahler lo había depositado en 1920- y lo interpretó ante el público de Nueva York y Salzburgo, entre otros. Esa copia está a punto de convertirse en la obra musical más cara de la Historia cuando este martes salga a subasta en Sotheby’s de Londres y, probablemente supere los 4 millones de euros. Habrá dejado atrás el récord que desde 1987 tiene Mozart por un puñado de sus sinfonías y que está en 3,6 millones de euros.

Simon Maguire ha sido el encargado por la casa de subastas de pasear desde julio el manuscrito por todo el mundo. “He viajado a mostrarlo a Hong Kong, Viena, Nueva York y Hamburgo, donde la compuso Mahler”. Tiene 232 páginas tal y como las dejó el maestro. “Se trata de una pieza única, singular. No suelen subastarse obras completas, más bien movimientos o pasajes sueltos de composiciones musicales, por eso constituye toda una oportunidad y por eso hemos anunciado su salida con tanta antelación”, afirma Maguire a diario El País.

Aparte de ser una de las sinfonías más monumentales y cruciales de todos los tiempos, una obra larga, cercana a la hora y media de duración y, según Mahler, autobiográfica: “Quien escuche atentamente mis dos primeras sinfonías, entenderá toda mi vida”, afirmaba.

“Su Segunda Sinfonía, además, es la gran obra que pone de manifiesto su lucha vital. Tardó seis años en finalizarla y a lo largo de ese tiempo se obsesionó con el significado de la vida y la muerte. Tenía 29 años cuando comenzó y ya podría considerarse un hombre maduro al acabar”, cuenta su biógrafo británico. Se trata de una pieza que, según él, desafía la razón. En ella consigue aliar la trascendencia con una idea de confianza en el hombre, cualquiera que sea su creencia. Resurrección viene a decirnos, según Lebrecht, “que no hay nada que quede fuera del alcance de la humanidad”.

Pocas obras han sido tan reveladoras y capaces de transformar a tanta gente como esta Segunda Sinfonía. Simon Rattle, actual titular de la Filarmónica de Berlín, decidió también dedicarse a la música cuando su padre le llevó a escucharla. Kaplan, ya ven, encomendó vida y recursos ingentes a estudiarla. Consiguió incluso grabarla con la Filarmónica de Viena.

 

Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *