LOADING

Type to search

Debate: la generalidad marcó el discurso económico


Jorge Calderón Salazar
Tecnológico ARGOS
jueves, enero 26, 2017
El debate de los candidatos a la Presidencia de la República en Ecuador tuvo propuestas muy generales. En lo económico si bien presentaron propuestas, no especificaron como lo harán, cabe destacar que el tiempo también influyó en que los candidatos no sean tan profundos en expresar sus ideas, fueron apenas un minuto y 30 segundos […]

El debate de los candidatos a la Presidencia de la República en Ecuador tuvo propuestas muy generales. En lo económico si bien presentaron propuestas, no especificaron como lo harán, cabe destacar que el tiempo también influyó en que los candidatos no sean tan profundos en expresar sus ideas, fueron apenas un minuto y 30 segundos y siete candidatos.  En Estados Unidos, por ejemplo, el debate es más profundo porque existen dos posturas. Pero al ser siete, el tiempo se diluye entre todos los candidatos.

Si bien las propuestas fueron muy generales, se noto a Guillermo Lasso y Cynthia Viteri más específicos. Dalo Bucaram al igual que Iván Espinel utilizan esta campaña para proyectarse, al ser jóvenes y seguirán en la palestra púbica.  Los recursos que brinda el CNE para publicitarse ayudan a los candidatos en quedar en la memoria de los electores presentes y futuros. Precisamente esa fue la estrategia de Mauricio Rodas, quien fue candidato a presidente y alcanzó un 5% de los votos, y ahora es alcalde de Quito.

Hay que señalar que todavía le falta mucho a la sociedad ecuatoriana en el tema de debates. Las barras influyeron en que no se pueda presentar adecuadamente las propuestas, los aplausos, en sí le falta madurar. En otros países a este tipo de debates no entran barras y si lo hacen, muestran respeto. En todo caso fue una propuesta interesante de la Cámara de Comercio de Guayaquil en darle esta oportunidad a los ciudadanos y utilizar los medios digitales para su proyección, fuera del tema de sonido, el debate fue algo provechoso. Sin embargo hay que resaltar que es necesario profundizar las propuestas.

La crisis económica de Ecuador es bastante dura, los mismo informes del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) señalan que hay 4,5 millones de personas que no se encuentran trabajando. Un importante desempleo después de una bonanza de 10 años y que obviamente no se refleja esto en un empleo pleno –como lo tiene catalogado el INEC- es dramático. Los candidatos se enfocaron en los temas de flexibilidad laboral, Lasso y Viteri más que los otros, otros como Washington Pesántez habló del trabajo por horas y el trabajo de fines de semana. Dalo, por su parte, fue muy generalista, si bien citó a Stiglitz no se enfocó y le pesó la juventud porque en su primera intervención generalizó y cuando empezó a enfocarse en su propuesta se le acabó el tiempo. En la segunda parte se enfocó más y habló de reformar la LOSEP, no precarizar el mercado laboral, obviamente esto en contra de lo que Guillermo Lasso y Cynthia ya habían mencionado sobre flexibilizar el mercado.  Hay que tener presente que los modelos económicos no son perfectos; pero en este sentido la flexibilización ayuda a que el mercado no sea rígido y que las personas puedan movilizarse de un trabajo a otro, tener otros tipos de ingresos de los que podría tener con un trabajo fijo.

Guillermo Lasso se enfocó en unos de sus ejes de campaña como es el emprendimiento y su oferta de crear un millón de empleos en sus 4 años de gobierno; recordemos que cuando era presidente del Banco de Guayaquil impulsó el Banco del Barrio. Cabe señalar que no se trata de un millón de empleos netos, recordemos que todos los candidatos hablan de renunciar el tamaño del Estado, y eso ocasionará desempleo, hay que tenerlo presente.

Los candidatos hablaron además de seguridad jurídica como mecanismo para atraer inversión extranjera, esto, porque Ecuador ya no puede seguir dependiendo de un Estado gigantesco como el actual porque cuando eso sucede y se tiene como eje al aparato estatal se evidencian los problemas que hay ahora, que al existir reducción en los ingresos tributarios y reducción por los ingresos de petróleo, afecta el crecimiento de la economía.

Los candidatos se enfocaron también en el agro como una alternativa válida para creación de puestos de trabajo y reducir la dependencia petrolera, y en este sentido Cynthia Viteri considero presento mejores propuestas. Por su parte, Patricio Zuquilanda respondía cosas diferentes a las que  le preguntaban. Espinel también se enfocó en el agro, pero se lo vio con un perfil similar a Rafael Correa (era como escucharlo), se lo vio prepotente, recordemos que tiene un pasado en la lista 35.

Hay que destacar que todos los candidatos mencionaban cifras. Todos hablaban de las mismas variables, pero diferentes cantidades, como el nivel de desempleados o de empleados plenos. Tratan de presentarse como estadistas.

Cinthia Viteri también se enfocó en temas de Manabí, en la reconstrucción, que ningún candidato lo tocó. Lasso, Viteri y Pesántez hablaron de disminuir el peso del Estado. Paco  Moncayo, en cambio, plantea mantener al Estado como creador de empleos, entonces se intenta seguir con la misma receta que ya se evidenció que no funciona.

Al no ser ninguno de los candidatos economistas, se refleja que hablen de forma general, está bien traer inversión extranjera, reducir impuestos, etc.; pero cómo lo van a hacer, por ejemplo una reducción de impuestos conlleva una baja sustancial en los impuestos y eso tendría que ir de la mano con dos cosas: bajar el tamaño del Estado, es decir, reducir el gasto y cómo se va a compensar esa baja de ingresos. Si bien Lasso, menciono que es mejor que lo concerniente a la reducción de impuestos este en las manos porque eso se trasladará en consumo, aspecto importante y válido, debe tenerse presente que eso tomará su tiempo para que mercado lo asimile. Es importante la reducción de impuesto, la carga impositiva no es sostenible ni para personas naturales ni para personas jurídicas; pero debe plantearse las estrategias para su paulatina sustitución. Los efectos de esa reducción de impuestos no se va a ver en un año, al menos.

En ese sentido, en lo que tiene que ver con la experiencia económica, Lasso destaca su historial exitoso como empresario privado, y que es su aval para ser el presidente y solucionar la crisis económica actual. Por el lado, de Cynthia Viteri la elección de su vicepresidente, Mauricio Poso fue idóneo, es un técnico, y tuvo un manejo adecuado de la economía cuando fue Ministro. Dalo Bucaram es muy general al igual que Paco Moncayo y Pesántez, pero hay destacar que tiene futuro. Espinel, mostró propuestas atropelladas y a la vez prepotente, quiso demostrar que no es joven y puede conducir los destinos del país pero reflejo destellos del actual presidente entorno a su personalidad. Zuquilanda en temas de economía responde otras cosas. Pesántez evidenció falencias en muchos aspectos económicos especialmente. Paco Moncayo le apuesta al modelo del sector público como pilar de la economía, y el modelo actual evidencia que no es la vía.

En sí, fue un importante ejercicio para la democracia, lamentable que no asistió el candidato de gobierno, la historia lo juzgará. Felicito a la Cámara de Comercio de Guayaquil por este importante esfuerzo en pro de la democracia. Quedan pocos días para decidir en las urnas, esperemos que el voto sea consciente y profundamente meditado, lo que decidamos repercutirá los próximo cuatro años de nuestras vidas, no solo para las generaciones presentes sino también las futuras.  Usted decide, pero tenga en cuenta las implicaciones y consecuencias de su decisión.  Recordemos que en democracia es conveniente una alternancia.

Tags:

Temas relacionados

2 Comments

  1. Eduardo Aguirre Maldonado 9 febrero, 2017

    buen comentario, considero que en la Asamblea deben estar representados todos los segmentos de la sociedad, pero con gente que tenga un nivel académico importante. No creo que se afecte la democracia si se establecen requisitos mínimos para ser asambleísta, hasta para contratar un empleado de servicios se solicitan cierto perfil, más aún para un puesto de trascendencia como es el de Asambleísta. Al no hacerlo, las consecuencias están a la vista con la realidad actual

    Responder
  2. Alfonso López A. 27 enero, 2017

    Una sola corrección al autor. La Alianza del Pacífico está conformada por México, Colombia, Perú y Chile. Estados Unidos no forma parte de ella. Tal vez quiso decir el TPP (Trans-Pacific Partnertship) del que acaba de decidir su ausencia el Presidente Trump.

    Responder

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *