LOADING

Type to search

Los millennials, consumidores que no saben esperar y buscan algo único y a su medida


Ximena Ferro
Universidad San Francisco de Quito
domingo, enero 22, 2017
Desde hace algunos años los marquetineros empezaron a dividir a las generaciones según las etapas en que ellos habían vivido. Empieza con los baby boomers, que son los que nacieron después de la Segunda Guerra Mundial, después vienen los de la generación X, desde el 64 hasta los años ochenta. Es una generación mucho más […]

Desde hace algunos años los marquetineros empezaron a dividir a las generaciones según las etapas en que ellos habían vivido. Empieza con los baby boomers, que son los que nacieron después de la Segunda Guerra Mundial, después vienen los de la generación X, desde el 64 hasta los años ochenta. Es una generación mucho más cómoda que ya nace en familias con padres divorciados y logra incrementar el número de gente con educación universitaria. Y de ahí vienen los millennials que son los nacidos entre 1980 y 2000.

Los millennials tienen una diferencia gigantesca con la generación anterior, porque ellos si bien no nacen con la Internet, crecen con ella. Son nativos digitales y se llevan muy bien con la tecnología y los temas tecnológicos. Ellos la adoptan muy fácilmente en su vida, pero eso también les hace ser mucho más cómodos y bastante impacientes. Ellos quieren todo para ya, no saben esperar, se desesperan si es que algo les toma demasiado tiempo.

Y después vienen los centennials que son los nacidos después del año 2000. Es una generación increíble, porque ellos son totalmente digitales, no tienen nada de paciencia, todo lo quieren digitalizado, empiezan a ser más acelerados. Son los típicos niños que ahora en lugar de pedir un juguete piden un iPad.

Una de las características de las dos últimas generaciones es que son consumidores muchísimo más informados. Ellos no van a una tienda sin tener idea de lo que quieren, porque ya revisaron en la Internet, ya compararon precios y conocen todas las características del producto.

Estas generaciones tienen un montón de información al alcance de la mano. Están comunicados con el mundo y tienen una visión muchísimo más global porque pueden saber que está pasando en Marruecos, en la China en donde sea en el instante mismo. Su visión ya no es tan local, ni tan limitada, sino que ellos realmente conocen todo el mundo a pesar de no haber estado ahí.

Otra característica de estas generaciones es que les gustan las cosas hechas a su medida. De ahí que las marcas han debido adaptarse a sus necesidades con productos que satisfagan sus necesidades, todos muy vinculados con la tecnología, porque a ellos les gusta jugar digitalmente, comunicarse digitalmente, tener relaciones digitalmente. Todo es digital para ellos.

A las empresas les ha  agarrado por sorpresa estos nuevos consumidores, pero tratan de adaptarse. Las marcas, por ejemplo, han dejado de estandarizar ciertas cosas. La marca deportiva Nike permite que los consumidores puedan diseñar sus propios productos. Los bancos tratan de ofrecer todos sus servicios en línea para que la gente no tenga que ir a hacer filas y hace fáciles los depósitos, las transferencias y el pago de los servicios. También ofrecen productos especiales para ellos, porque los consumidores millennials usan mucho las tarjetas de crédito. Ellos no creen tanto en el efectivo sino más bien en que sus papás pongan una tarjeta y listo.

Ahora, los millennials están entrando en su edad de gasto y es ahora que necesitan ser conquistados por las empresas. Estas deberían estar a tono con la tecnología y la inmediatez. Porque si uno de estos consumidores pide un producto y la empresa le dice que le entrega en 15 días simplemente no lo va a comprar.

Los millennials, y esto es muy importante, saben que son clientes con poder y si una empresa o un proveedor de un servicio no los trata bien ellos se van a quejar públicamente en las redes sociales o en cualquier medio ya que tienen las herramientas para hacerlo. Un millennial que fue maltratado en una aerolínea, por ejemplo, no se queda callado, va a quejarse en todas sus redes sociales públicamente para que el mundo entero lo escuche.

Con estos nuevos consumidores, las empresas, sobre todo, van a tener que evolucionar en temas digitales, en redes sociales activas, pero no invasivas, que generen contenidos importantes y relevantes en la vida del consumidor y, principalmente, que sea entretenida.

Ya nadie quiere la marca que dice “ven y compra mi producto” o “mi servicio”, los nuevos consumidores buscan más bien marcas o productos que generen juegos en la Internet, en las redes sociales. Una marca puede enganchar porque hizo morir de la risa a un potencial consumidor. Eso genera una conexión emocional.

Ahora hay que tener en cuenta que esta es una generación que gasta mucho en entretenimiento y viajes, porque los millennials desde que nacieron han estado a punto de vivir el fin del mundo unas cinco veces. Primero les dijeron que se iba a acabar el mundo a finales del año 2000; luego que se iba acabar el mundo el 6 de julio de 2006; les dijeron que se iba a acabar el mundo en 2012. (…) Entonces ellos sienten que deben vivir al máximo cada día. Tienen la idea de vivir el momento y no ahorrar para el futuro.

Es una generación que no ahorra, de hecho ellos ya no creen en comprar bienes inmuebles. ¿Para qué comprarse una casa, por ejemplo, si ahora el Gobierno carga con más impuestos?

Los impuestos son altísimos. De ahí que en este grupo seduce mucho esos bienes inmuebles de tiempo compartido, porque en realidad prefiere mil veces pagar un departamento por los 10 días que va a pasar en la playa, que tener un departamento en la playa que debe cuidar todos los días del año, pagar mantenimiento e impuestos.

Es una generación súper práctica en ese sentido.

Muchos ni siquiera van a comprar un auto, para qué si luego deben pagar impuestos, seguros, mantenimiento. ¿Para qué si puedes usar el auto de tu papá? ¿Para qué si puedes usar Cabify o Uber? A estas generaciones les gustan los lugares compartidos hasta para trabajar, en vez de comprar la oficina y decorarla. Todo lo que implique trámites o mantenimiento les cae pésimo.

Pero aquí viene uno de los principales problemas que enfrentará la generación de los millennials. La estadística dice que el 54%  de los millennials va a tener título universitario, pero es una generación que va a tener mucho más competencia; es decir, la mayoría no va a poder acceder a un puesto de trabajo y muchos de ellos ni siquiera se van a poder independizar cuando terminen la universidad. Un panorama complicado porque para el año 2025, el 75% de la población económicamente activa va a ser de millennials.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *