LOADING

Type to search

Turquía está a la caza del terrorista de Estambul que mató a 39 personas en la exclusiva sala de fiestas Reina


Redacción
La Conversación EC
domingo, enero 1, 2017
Turquía inicia 2017 en estado de shock tras el atentado que dejó al menos 39 muertos y 69 heridos. En la madrugada del domingo un atacante accedió a la exclusiva sala de fiestas Reina, en la orilla europea del Bósforo, y ametralló a bocajarro a los más de 500 asistentes de la élite secular que celebraban […]

Turquía inicia 2017 en estado de shock tras el atentado que dejó al menos 39 muertos y 69 heridos. En la madrugada del domingo un atacante accedió a la exclusiva sala de fiestas Reina, en la orilla europea del Bósforo, y ametralló a bocajarro a los más de 500 asistentes de la élite secular que celebraban la llegada del nuevo año. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que se trata de un nuevo embate terrorista contra su país.

Las fuerzas de seguridad buscaban al atacante por el distrito de Besiktas, al que pertenece el vecindario de Ortaköy, donde está ubicado el club. Según diario El País, helicópteros sobrevolaban la zona acompañando el despliegue de miles de efectivos policiales hasta el vecino distrito de Beyoglu, el corazón económico de la ciudad, donde se ubica la plaza Taksim. Entre las víctimas mortales hay una joven israelí, un libanés, un belga y tres indios. Entre los heridos hospitalizados hay al menos 24 extranjeros, entre ellos saudíes, marroquíes, libaneses y libios, según la última actualización de las autoridades turcas. El primer ministro turco, Binali Yildirim, señaló que tres de los heridos se encontraban este domingo en estado crítico.

Estambul estaba en alerta ante la posibilidad de nuevos atentados durante las fiestas navideñas tras el cometido en Berlín el pasado 19 de diciembre. Tal era así que la ciudad turca tenía desplegados a 17 mil policías para velar por la seguridad en Nochevieja. Unas medidas de seguridad que no impidieron el atentado.

Según el gobernador de la metrópolis de Estambul, Vasip Sahin, el atacante accedió a la sala a la 01:15 d después de disparar con su arma al policía que protegía la entrada y a un civil. Tras ametrallar de forma indiscriminada a los asistentes que celebraban el año nuevo, el atacante logró escapar de la escena del crimen y dejó en el suelo de la discoteca el arma, un Kaláshnikov AK-47, donde yacían heridos y fallecidos, junto a charcos de sangre.

Algunos testigos, como Mehmet Dag, de 22 años, que grabó con su móvil el ataque desde el exterior, vieron cómo el asaltante disparaba contra varias personas en la calle y luego accedía a la sala. Una vez dentro se escucharon disparos y una explosión, según un vídeo difundido en la Red.

Las autoridades no confirmaron la explosión, pero sí desmintieron que el asaltante fuera disfrazado de Santa Claus, como divulgó la prensa local en un primer momento.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *