LOADING

Type to search

¿Cómo mejorar un curriculum vitae?

Carolina Torres Intriago
Universidad Católica de Santiago de Guayaquil
martes, marzo 14, 2017
Siga los siguientes pasos para lograr que su hoja de vida sea una de las seleccionadas. La calma es una de las recomendaciones de quienes trabajan en las áreas de Talento Humano, en cada paso usted puede dar a conocer su formación y habilidades...

El diccionario de la Real Academia Española menciona, que un “curriculum vitae se usa como locución nominal masculina para designar la relación de los datos personales, formación académica, actividad laboral y méritos de una persona…”

Pues a esta definición bien podría agregarse que es ese medio que se convierte en la primera impresión del reclutador con el candidato y de no mostrarse de la forma adecuada se podría perder una valiosa oportunidad laboral.

Aún existen personas que no le dan la importancia debida o quizás otros no saben cómo estructurarlo. Por ello, a continuación se presentan ocho consejos que surgen de la observación de esos errores y en algunos casos “horrores” visualizados en algunas hojas de vida. Algunos parecerán que están sobreentendidos, y se preguntarán: ¿Quién podría cometerlos?, sin embargo, se los cometen y son parte del diario vivir de los seleccionadores de personal.

  1. Foto profesional: algunos artículos leídos recomiendan incluirla sólo si la solicitan. Sin embargo, ahora la presentación personal es clave a la hora de revisar un curriculum vitae. Ahí funciona el refrán “una imagen vale más que mil palabras”. No se trata de juzgar a alguien por su apariencia, pero una buena foto puede ayudar a demostrar seriedad, confianza, profesionalismo y definitivamente los reclutadores quieren saber cómo luce el potencial candidato.
  1. Correo profesional: la dirección del correo presentado debe ser seria y no infantil. Si bien es cierto mucha gente crea su correo cuando no tenía noción que sería una potente arma de comunicación en el siglo actual, correos como chiquitapreciosa@… o latinlover@… ya no son aceptables. Ahora incluso Outlook, en el área de configuración, permite cambiar el “alias” al correo, con esto aún les seguirán llegando sus correos a la dirección sin perder la anterior cuenta y sin la necesidad de tener que crear uno nuevo.
  1. Buena ortografía y redacción: este es uno de los consejos que parecerían sobreentendidos, los errores ortográficos son una falta inadmisible que demuestran a una persona poco detallista y hasta inculta. También se debe cuidar el uso de las mayúsculas o de palabras en negrita o subrayado. Se debe evitar, además, utilizar lenguaje muy técnico, ya que los conocimientos especializados se demostrarán en las pruebas o entrevistas. La redacción interviene en este punto, por lo general en un curriculum no se coloca mucho texto, pero aun así las pocas frases que se escriban deben tener sentido.
  1. Buen formato y diseño del CV: el currículum es la carta de presentación ante los futuros empleadores. Dependiendo de la cantidad de procesos que se tengan, un reclutador puede llegar a revisar hasta 100 hojas de vidas diarias o incluso más, por lo que se disponen de segundos para leer una sola. Por lo tanto, es importante que el curriculum cuente con un buen diseño.

En este punto, se incluyen ciertas características:

  • Longitud: no más de tres páginas. Una buena regla de oro es: “Una página de hoja de vida por cada diez años de experiencia laboral”*
  • Secciones claras: las secciones predominantes son las de empleos anteriores, donde es importante indicar el cargo ocupado y funciones principales; las de estudios realizados e incluso colocar logros o reconocimientos obtenidos ya sea en el ámbito laboral o educacional. Es de vital importancia colocar la fecha en que se realizó tal o cual actividad en cada una de estas secciones y lo más indicado es registrar primero lo actual al más antiguo.
  1. Información relevante: no es necesario incluir todos los trabajos desempeñados sobre todo sino están vinculados con el área a aplicar. A menos que sea un estudiante o una persona recién graduada. Pero, si se trata de alguien con experiencia es mejor evitar colocar las pasantías colegiales-universitarias o los empleos iniciales.
  1. Referencias: lo ideal es poner tres referencias. Podrían ser dos laborales y una personal.
  1. Datos adjuntos: no se deberían adjuntar diplomas ni certificados, (salvo que en el mismo anuncio lo soliciten). La hoja de vida es sólo un resumen profesional y mientras avanza el proceso de selección se verificará la información.
  1. Otra información: en algún momento un profesional recién graduado y sin experiencia indicaba en su hoja de vida que no estaba disponible para laborar fines de semana “bajo ningún concepto”. Las personas que trabajan en Talento Humano, reconocen la importancia de conciliar la vida laboral con la vida familiar, sin embargo hasta los profesionales más exitosos y recomendados han tenido que laborar los fines de semana. Así que no es apropiado colocar esta información, sobre todo si recién se va a incursionar en el mundo laboral. Si por motivos de estudios no se puede hacer, todo eso se menciona cuando se tenga la entrevista. Lo importante en esto es no desesperarse porque ya llegará el tiempo en el que se podrá exigir sus condiciones profesionales.

Es necesario empezar con actitud positiva a realizar los cambios pertinentes para así no cometer estos errores y “horrores” detallados y así conseguir ese trabajo que llene las  expectativas de quienes están al frente de la contratación.

Es importante hacerse la siguiente pregunta: si pudieran estar del lado del empleador y sólo tengo ocho segundos para llamar su atención, ¿qué les gustaría que él supiera? Recuerde resaltar sus competencias, experiencia y estudios.

Facebook Comments

Tags: