LOADING

Type to search

Elecciones: la prioridad de Ecuador es salvaguardar la democracia


Carlos Estarellas Velazquez
Universidad Católica de Santiago de Guayaquil
lunes, abril 3, 2017
Los resultados de las elecciones no convencen, el país se enfrenta a un problema electoral. Hay un llamado especial a la paz interna y que se respete la decisión ciudadana. La historia juega un papel importante a la hora de establecer comparaciones.  

Lo más difícil para un Estado es mantener un tejido social, es decir, que haya una unidad entre la población. Lo sucedido el domingo 2 de abril demuestra que en Ecuador se ha roto ese tejido social, que el país está dividido y que el resultado de estos 10 años de gobierno es una ruptura total de ese tejido, lo cual es grave.

La asignación de personas dependientes del gobierno, conminados o compadres en organismos tan importantes como el Consejo Nacional Electoral (CNE) da como resultado una situación que parecería ser fraudulenta. Eso no le conviene a nadie. En estas funciones del Estado deben estar personas honorables e independientes.

La Constitución de 1945, que es considerada la mejor Carta Magna del Ecuador, trata sobre la creación de un Tribunal Supremo Electoral y dice que se escoja gente honorable y por tendencias, pero no señala que sean amigos, compadres o personas allegadas al gobierno porque sino no tendría independencia alguna. Un ejemplo de ello se dio en el gobierno militar cuando se convocó a escoger los proyectos de  Constitución y estaba al frente el Almirante Poveda. En ese tiempo, el Tribunal Supremo Electoral estuvo presidido por gente valiosísima: Clemente Yerovi Indaburu, Galo Plaza Lasso, Juan Isaac Lobato, Camilo Gallegos Toledo y en Guayaquil estuvo al frente Leonidas Ortega Moreira, es decir, gente intachable, por eso Ecuador pudo volver a la democracia.

Ahora el problema es que se nombran personas que no son independientes y por ello la idea de fraude está latente. Precisamente ese es uno de los problemas que debería enfrentar Ecuador en el exterior y es que al vivir en un mundo globalizado, todas las cadenas de televisión en el mundo reproducen este problema; por lo tanto, sería terrible para el nuevo gobierno, que el nuevo Presidente tenga encima de él la idea de que ganó por fraude, porque eso no está bien para él ni para la imagen de Ecuador.

Otro ejemplo histórico –y con las diferencias del caso- el doctor Carlos Alberto Arrollo del Río fue extraordinario jurista, magnífico político, hombre honesto… pero su periodo fue manchado porque se puso en tela de duda su elección y se dijo que le ganó con fraude la Presidencia al doctor José María Velasco Ibarra –que después se convirtió en un monstruo en política y fue cinco veces presidente del Ecuador-.

En ese sentido ¿qué es lo que se busca en este momento en Ecuador?, ¿acaso crear un caos? Aquí la salida es que exista un reconteo de votos y que se presenten ante estos organismos los recursos legales necesarios para transparentar la decisión popular, pero lamentablemente todas estas instituciones están relacionadas con el gobierno.

Otro hecho histórico que se relaciona con lo que sucede hoy en el país tiene que ver con la designación de Neptalí Bonifás como presidente del Ecuador en los años 30, pero fue desconocido por el Congreso Nacional y esto dio paso a la Guerra de los Cuatro Días donde se mataron entre ecuatorianos. Ojalá el país no vuelva a una situación como la que pasó en esta época. Sobre este hecho nace la pregunta: ¿qué buscan las autoridades: que haya una matanza? Esto podría desencadenar en una guerra civil. Ojalá no ocurra y se establezcan mecanismos legales para resolver este problema electoral.

El domingo Participación Ciudadana dijo que en Ecuador se dio un empate técnico, mientras que el CNE proclamó resultados parciales a favor de Lenin Moreno. La salida de esta disyuntiva es el reconteo de votos. Lo peor que le puede pasar al país en estas condiciones es que gane alguien con una duda tan grande como la que ahora existe.

Por otro lado, una de las alternativas que le queda al candidato Guillermo Lasso es acudir a los organismos internacionales, de hecho ya lo hizo ante el Secretario General de la OEA, y denunciar lo que ocurre. Lo mismo puede hacer ante las Naciones Unidas, pero el único que pierde en esto es el país. Sin embargo, en caso de demostrarse un fraude, los gobiernos internacionales podrían desconocer al nuevo Presidente, pero eso es una situación mayor.

Es menester recalcar que no se puede imponer un Presidente porque lo que mal comienza, mal acaba. Además, si la gente de Alianza País está segura de que Lenin Moreno es el ganador, que no se opongan al reconteo. Pero las denuncias presentadas por César Monge, uno de los líderes de CREO, son muy fuertes. Se espera que la paz prime, incluso para el mismo Lenin Moreno porque de qué le sirve ser Presidente si se trata de una elección fraudulenta.

Ecuador y Venezuela

Lamentablemente, Ecuador va en el mismo camino que ha tomado Venezuela. Aunque hay que resaltar que Venezuela ha tenido grandes dictadores y su pueblo se ha acostumbrado a eso. Ecuador no. En Venezuela no hay democracia, la democracia es un muerto y ahora lo quieren revivir o lo quieren maquillar.

Julian Assange

Julian Assange le envió a Guillermo Lasso un mensaje vía twitter y le dio un mes para salir del país. Él  interviene en la política ecuatoriana, lo cual es prohibido. Solo por eso, un gobierno correcto le debería quitar el asilo, pero este gobierno se ha alejado de factores ideológicos. Assange ha violado, una vez más, el derecho del asilo.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *