LOADING

Type to search

Luis Fonsi llegó pasito a pasito a coronar Spotify por encima de Ed Sheeran y Kendrick Lamar


Redacción
La Conversación EC
viernes, abril 28, 2017
La prensa ya no habla de su etapa más escandalosa. Luis Fonsi, el cantante, ganó la batalla. Luis Fonsi es hoy, y nada puede contradecir a Spotify, el rey del reggaeton.

Con “Pasito a pasito y suave, suavecito”, Luis Fonsi ha coronado Spotify por encima del británico Ed Sheeran y del estadounidense Kendrick Lamar, en la lista de más escuchados. El ritmo caribeño de Despacito ha sido reproducido más de 327 millones de veces por los usuarios de Spotify, la plataforma más grande de música en streaming. Es la primera canción latina y en español en coronar el número uno de la lista global de temas más escuchados.

Casi 20 años ha necesitado Luis Alfonso Rodríguez López-Cepero (San Juan, Puerto Rico, 1978) para lograr romper las barreras del idioma y abrazar el éxito internacional; y esto no se refiere al mundo anglosajón, ­que lo conoce desde sus inicios, sino a países en Asia, África y Europa donde su nombre no significaba nada, según El País.

La historia del cantante se remonta a la isla del encanto, donde desde muy pequeño comenzó a interesarse por la música. Imitar a las grandes estrellas de la industria fue el primer paso, más tarde llegó su participación en un coro religioso. En 1988 se mudó a Orlando, Estados Unidos, donde formó un grupo musical con sus compañeros del colegio llamado Big Guys y su vocación por la música pasó a una decisión de vida.

Fonsi cantó ante el papa Juan Pablo II y participó en el homenaje a las víctimas del 11-S en la Casa Blanca, colaboró con Christina Aguilera y Olga Tañón. Y en 2005, con el tema Paso a paso, se posicionó entre los más escuchados en las radios de música pop en España.

El sello discográfico Universal vio el tirón del puertorriqueño y en 1998 sacó a la luz su primer álbum de estudio, Comenzaré. Las puertas se le empezaron abrir. Los conciertos, a llenar, las fans se acumulaban, las cadenas de televisión latinoamericanas afincadas en Miami se peleaban por tenerlo en su plató.

Y él, con su cara de niño bueno, sus baladas románticas y su dominio a la perfección del inglés empezó a poner los primeros ladrillos de lo que hoy es una exitosa carrera musical [cuatro premios Billboard latinos, un Grammy Latino, cinco premios People en Español…].

En 2000, dos años después de su debut musical, lanzó el tema Imagíname sin ti, del disco Eterno. Su fama atravesó las fronteras de Miami y Puerto Rico. Conquistó el mercado que todo cantante iberoamericano quiere y necesita conquistar: México. Centroamérica lo confirmó y Sudamérica lo encumbró.

Fonsi cantó ante el papa Juan Pablo II y participó en el homenaje a las víctimas del 11-S en la Casa Blanca, colaboró con Christina Aguilera y Olga Tañón. Y en 2005, con el tema Paso a paso, se posicionó entre los más escuchados en las radios de música pop en España.

Mientras consolidaba su carrera musical, en el año 2005 su esposa en aquel momento, la actriz puertorriqueña Adamari López, había sido diagnosticada con cáncer de mama. Él hizo un parón en su vida laboral durante tres años. El desgaste de la pareja debido a la terrible enfermedad a la que se enfrentaba López y las supuestas infidelidades del músico dieron como resultado la separación de la pareja.

El 8 de noviembre de 2009 hicieron público un comunicado en el que anunciaban su divorcio.

Pero los rumores de infidelidad que sobrevolaron los últimos meses de su matrimonio terminaron por confirmarse tres años después. En el libro autobiográfico Viviendo, López aseguró que tras la mastectomía el cantante la rechazó. Entonces él, que hasta el momento había preferido guardar silencio, mantenía una relación con la española Águeda López y ya era padre de una niña, Mikaela, publicó una carta en la que desmentía todo.

“He aguantado y he callado. Por ser un caballero, por respeto a ella y a lo que vivimos, por respeto a mí mismo. Portada tras portada, entrevista tras entrevista, de forma insensible y cruel se dicen cosas que nunca sucedieron. Esta vez callar sería un error. Tomo por única y última vez la palabra. La historia que se cuenta, aunque muy dramática y rentable, no solo está incompleta sino que no es fiel a la verdad. Convenientemente describe a un hombre insensible que abandonó a su esposa en medio de su lucha por vencer una difícil enfermedad. Yo no soy esa persona”, sentenció.

Él siguió cantando y ella continuó con su carrera como actriz de telenovela y presentadora de televisión. De Aquella época gris ya no queda nada. La prensa ya no habla de su etapa más escandalosa. Luis Fonsi, el cantante, ganó la batalla. Luis Fonsi es hoy, y nada puede contradecir a Spotify, el rey del reggaeton.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *