LOADING

Type to search

Capitalismo y marxismo, ¿un debate interminable?


Redacción
La Conversación EC
domingo, junio 25, 2017
Capitalismo y marxismo son sistemas histórica e irremediablemente contrapuestos. Uno de ellos está vigente y el otro aún se mantiene como utopía. En todo caso, el debate continúa en pleno siglo 21.

¿Libre mercado o economía centralizada?, ¿el sistema capitalista o la teoría marxista. ¿Cuál es el método indicado para disminuir la brecha social y poner a las naciones en la senda de la prosperidad? Estas fueron las preguntas que intentaron responder los catedráticos de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), Luis Espinosa Goded, y de la Universidad Central del Ecuador, John Cajas Guijarro.

Durante un debate efectuado la semana pasada, quedó en claro que ambos tienen en común su condición de profesores de las facultades de Economía de sus respectivas casas de estudios. Los dos también se definieron como “anarquistas”: Espinosa del capitalismo, y Cajas del comunismo. Desde este punto de partida, cada uno defendió con ardor su posición en relación al sistema económico y social que debe imperar en el mundo.

Según Espinosa, el capitalismo está más vivo que nunca. Lo mismo dijo Cajas en relación al marxismo. Para el primero, la verdadera revolución consiste en que los pobres puedan adquirir bienes de consumo con el producto de su trabajo. Solo una revolución puede transformar las estructuras sociales.

Las posiciones de los catedráticos fueron diametralmente opuestas. Espinosa, quien se declaró seguidor de la escuela económica austriaca, dejó establecido que no cree para nada en el Estado y se mostró totalmente convencido de las bondades del libre mercado, del libre albedrío y de la propiedad privada, a la cual calificó como “una de las más nobles creaciones de los seres humanos”.

A sus ojos, solo existe libertad si hay propiedad privada. Con ese fundamento, catalogó de engaño el enunciado marxista de propiedad colectiva, por cuanto plantea la eliminación de los bienes privados para traspasarlos a manos del Estado y, desde un control centralista, explotar a los demás, según Espinosa.

Cajas, por su parte, sostuvo que el principal aporte del marxismo fue la invención del materialismo histórico como método de razonamiento “para entender la crisis que golpea a la gente” de una sociedad desigual. Solo la comprensión de la crisis genera consciencia, añadió.

Desde la perspectiva del catedrático de la Central, el paso siguiente (tras la consciencia de la crisis) es crear un poder popular para luchar contra las injusticias y transformar el sistema. Esto únicamente se logra por la vía de la revolución, exclamó.

En la intervención de Cajas, llamó la atención el que no comparte la visión de lucha de clases expresada tradicionalmente por el marxismo. En esta cuestión, señaló que Carlos Marx nunca emitió ese concepto en El Capital, su obra magna, ni en otros escritos de su autoría. Esta categoría fue idea de Federico Engels, dijo.

Según Espinosa, el capitalismo está más vivo que nunca. Lo mismo dijo Cajas en relación al marxismo. Para el primero, la verdadera revolución consiste en que los pobres puedan adquirir bienes de consumo con el producto de su trabajo. Solo una revolución puede transformar las estructuras sociales.

El debate, organizado por los alumnos de la Facultad de Economía de la Universidad Central fue muy concurrido. Los adversarios fueron aplaudidos, por igual, en cada una de sus intervenciones.

Espinosa mantuvo su tesis de que la teoría marxista fue errónea, al punto que “ni el mismo Marx fue capaz de desenredar”, pues el proletariado nunca tomó conciencia de clase y los marxistas llevan 150 años intentando levantar el poder popular, lo cual no ocurrirá porque a la gente le gusta vivir bien, ser libre y decidir por sí misma lo que quiere producir, lo que quiere consumir, lo que debe pensar.

En tanto, para Cajas la propiedad privada se define a través de las luchas de poder. En otras palabras: la propiedad y el tipo de sociedad dependen de quien maneja el poder.

El debate, organizado por los alumnos de la Facultad de Economía de la Universidad Central fue muy concurrido. Los adversarios fueron aplaudidos, por igual, en cada una de sus intervenciones. ¿Conclusiones? Capitalismo y marxismo son sistemas histórica e irremediablemente contrapuestos. Uno de ellos está vigente y el otro aún se mantiene como utopía. En todo caso, el debate continúa en pleno siglo 21.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *