LOADING

Type to search

La represión en Venezuela aumenta, mientras la OEA fracasa en un acuerdo sobre esa crisis


Redacción
La Conversación EC
martes, junio 20, 2017
Con el deceso de Fabián Urbina, en 80 días de manifestaciones se han producido 76 muertes, muchas de ellas por heridas de bala o impactos con bombas lacrimógenas. La versión oficial ha tendido a responsabilizar a las mismas fuerzas opositoras de los fallecimientos.

Un muerto y tres heridos de bala fue el saldo este lunes de la marcha convocada por la oposición venezolana para alcanzar la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Caracas. La protesta fue fuertemente reprimida por los cuerpos de seguridad. En 80 días de manifestaciones, son ya 75 las personas fallecidas.

Las bajas ocurrieron en el Distribuidor Altamira de la autopista Francisco Fajardo, en el este de la capital venezolana. Durante más de tres horas se enfrentaron grupos de jóvenes protestantes con piquetes de la Guardia Nacional (GN).

La marcha de la oposición había partido al mediodía de diversos puntos de los municipios Baruta y Chacao hasta concentrarse en la autopista, la principal arteria vial de Caracas. A comienzos de la tarde, los miles de manifestantes fueron retenidos y dispersados por los grupos policiales contra disturbios justo sobre la frontera del municipio Libertador (centro de Caracas).

Los protestantes se replegaron hacia los barrios de Las Mercedes y Altamira, aliviaderos ya rutinarios para burlar la persecución policial. En uno de los reflujos posteriores, un grupo de agentes de la Guardia Nacional estuvo a punto de quedar cercado por la vanguardia de los manifestantes. Para repelerlos, al menos dos efectivos accionaron sus pistolas.

Fabián Urbina, un estudiante de publicidad de 17 años de edad, murió. Entre los otros tres heridos de bala, Edgar Carrillo, de 19 años, permanecía grave con un disparo en el abdomen al cierre de esta edición.

La abrumadora evidencia recogida en vídeos y fotografías sobre la actuación de la Guardia Nacional forzó al ministro del Interior y excomandante de esa fuerza militar, el general Néstor Reverol, a aceptar en una serie de mensajes colgada en su cuenta de Twitter la responsabilidad del cuerpo en el uso “indebido y desproporcionado de la fuerza”, a la vez que aseguraba que se determinaría la responsabilidad individual en los ataques.

En idéntico sentido se pronunció por las redes el comandante actual de la Guardia Nacional, el general Antonio Benavides. “Ordeno detención de los efectivos GN implicados en hechos en el uso de armas de fuego hoy en el Distribuidor Altamira”, informó en Twitter. “La Guardia Nacional Bolivariana tiene instrucciones de controlar el orden público en estricto apego a la Constitución”.

Según trascendió, dos sargentos de la Guardia Nacional habrían sido detenidos y puestos a la orden de sus comandos, como responsables del tiroteo.

Con el deceso de Fabián Urbina, en 80 días de manifestaciones se han producido 76 muertes, muchas de ellas por heridas de bala o impactos con bombas lacrimógenas. La versión oficial ha tendido a responsabilizar a las mismas fuerzas opositoras de los fallecimientos.

La Fiscalía reclama todavía al Gobierno la entrega de casi una veintena de agentes policiales y militares que habrían participado en muertes y abusos contra los derechos humanos.

Mientras en la OEA, la propuesta de México, que buscaba forzar un diálogo entre el régimen y la oposición en Venezuela, no logró los 23 votos necesarios para ser aprobada –obtuvo 20 de los 34 apoyos posibles–.

“Mucho se ha hablado de que hay una crisis humanitaria, pero es solo una excusa más para una intervención en Venezuela. Y no volveré a esta Asamblea mientras seamos un país libre y soberano”, dijo la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, antes de abandonar airadamente la sala de reuniones.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *