LOADING

Type to search

La “roca mágica” o el mineral de los cien usos


Fernando Morante Carballo
ESPOL
lunes, junio 26, 2017
El mineral es muy utilizado en labores agrícolas, por su capacidad de retener ciertos componentes de la urea que normalmente se volatilizan causando pérdidas a los agricultores. Vale aclarar que la zeolita no es un fertilizante, pero sí le otorga valor agregado al abono.

La “roca mágica” o el mineral de los cien usos

En la cordillera Chongón Colonche, sistema montañoso cercano a la ciudad de Guayaquil, existen varios depósitos de zeolitas naturales, un mineral de origen volcánico conocido popularmente como “roca mágica”. Por sus propiedades físicas y químicas tiene una variedad de usos en la industria, la medicina, la agricultura…

La zeolita es un mineral nano poroso que encierra en su interior iones de intercambio, los cuales pueden salir de su estructura para intercambiarse con los iones contaminantes. Se trata de un mineral muy absorbente, similar a una esponja. En otras palabras: estas nano esponjas son capaces de absorber ciertos contaminantes, de ahí que es posible utilizarlas como catalizadores biológicos.

Las zeolitas naturales tienen más de un centenar de aplicaciones. En el campo de la medicina, por ejemplo, este mineral sirve para elaborar productos alcalinizantes que absorben la acidez en el estómago; asimismo pueden captar las aflatoxinas y limpiar el organismo.

El mineral es muy utilizado en labores agrícolas, por su capacidad de retener ciertos componentes de la urea que normalmente se volatilizan causando pérdidas a los agricultores. Vale aclarar que la zeolita no es un fertilizante, pero sí le otorga valor agregado al abono.

De la misma forma, la “roca mágica” se utiliza en la elaboración de productos para eliminar malos olores en establos o en granjas avícolas. Además se lo emplea a nivel doméstico: un poco de zeolita molida dentro de la refrigeradora suprime cualquier olor, por mencionar uno de sus usos.

A la zeolita también se la conoce como “mineral inteligente”, porque puede actuar en formas diferentes. Por decir, en agua contaminada con cobre, los cationes salen de la zeolita y absorben el metal. Mientras, en un ambiente de agua infectada con bacterias no se produce intercambio catiónico porque la piel de estos microbios tiene carga negativa mientras las zeolitas presentan carga positiva; en este caso se registra un fenómeno de atracción electrostática porque los polos positivos del mineral atraen las cargas negativas de la piel de las bacterias, las inhibe y las mata.

Para el tratamiento de aguas o la agricultura, la “roca mágica” es utilizada tal y como sale de la mina. No requiere de procedimientos adicionales, aparte de ser triturada o molida, según el caso. Desde luego, existen aplicaciones especiales en que son necesarios otros procesos.

Actualmente, dos o tres pequeñas empresas explotan el mineral en algunos sectores de la cordillera Chongón Colonche. Luego, el material es colocado en sacos y comercializado principalmente en el sector agrícola. Pero aún falta mucho para que el Ecuador valore -como se merece- al mineral inteligente. La explotación empírica no compagina con los controles de calidad que deberían llevarse si esta actividad se cumpliera en forma técnica.

Por ser de origen volcánico es muy probable que existan depósitos de zeolitas en las estribaciones de la Cordillera de los Andes, pero los estudios todavía son incipientes. Investigaciones realizadas por la Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPOL) dan cuenta de la existencia de un filón en la zona del Cojitambo (alrededores de Azogues, provincia del Cañar). Otro fue detectado en Paltas (Loja).

Con un grupo de alumnos de la Facultad de Ingeniería en Ciencias de la Tierra (FICT) de la ESPOL, fabricamos un filtro de agua a base de zeolitas y arena, el cual puede ser utilizado en situaciones de emergencia. El concepto era producir un filtrador sencillo, con materiales baratos, para que la gente pueda beber el líquido vital en condiciones de difícil acceso al agua potable, por ejemplo durante un fenómeno El Niño.

El artefacto probó su eficiencia luego del terremoto del 16 de abril de 2016 que afectó a las provincias de Manabí y Esmeraldas. Tras el evento, la ESPOL donó cien filtros a una comunidad manabita que solo tenía a disposición agua contaminada. Ahora los habitantes de aquellas localidades tienen agua más limpia para su consumo. El costo de un filtro oscila entre $35 y $50.

Actualmente la atención estatal está enfocada en los yacimientos de cobre y oro, que son importantes para el desarrollo del país. No obstante, los organismos gubernamentales como la Empresa Nacional Minera (ENAMI) o el Instituto Nacional de Investigaciones Geológico Mineras Metalúrgicas (INIGEM) deberían estudiar la posibilidad de explorar y explotar las zeolitas en forma técnica y responsable. Como hemos visto, se trata de un mineral con muchísimas aplicaciones con valores y propiedades demasiado interesantes.

 

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *