LOADING

Type to search

USFQ presenta investigación que desnuda patrones de violencia hacia las niñas en Ecuador


Redacción
La Conversación EC
miércoles, junio 28, 2017
El 76,3% de las madres de familia, según ese estudio, considera que las niñas no tienen suficientes conocimientos de lo que es la violencia sexual y un 82,5% cree que las niñas no pueden evitar ser víctimas de este tipo de violencia. El 82,2% de las madres entrevistadas afirmó que no conocía las diferentes formas de denuncia si se produjese un caso de agresión en su entorno.

El Plan International y la Universidad San Francisco de Quito (USFQ) presentarán este miércoles miércoles 28 de junio a las 16:00, en el campus Hayek, ubicado en el Paseo San Francisco de Cumbayá, un estudio que revela los patrones de violencia hacia las niñas en el Ecuador. Los resultados de este estudio alertan a la población sobre la necesidad de poner solución a la violencia en familias y escuelas como entornos donde más se reproduce.

La investigación se fundamenta en un análisis de las percepciones y prácticas sobre violencia en cinco provincias de la sierra ecuatoriana (Cotopaxi, Chimborazo, Azuay, Cañar y Pichincha). El 76,3% de las madres de familia, según ese estudio, considera que las niñas no tienen suficientes conocimientos de lo que es la violencia sexual y un 82,5% cree que las niñas no pueden evitar ser víctimas de este tipo de violencia. El 82,2% de las madres entrevistadas afirmó que no conocía las diferentes formas de denuncia si se produjese un caso de agresión en su entorno.

Un líder comunitario de Guamote (Chimborazo) denunció la trata. Según su testimonio, la familia recibe en torno a $800 y $1.000 a cambio de llevar a sus hijas a otros países como Venezuela o Colombia. A pesar de esto, los delitos de este tipo no suelen ser denunciados por desconocimiento o temor a las mafias.

Las niñas y adolescentes mujeres que participaron en el estudio, afirmaron que la violencia física y psicológica es más común en la casa y la escuela por razones de disciplina y cuando no se hacen cargo de las tareas del hogar. En el caso de la de tipo sexual, suele ser más común en las reuniones o fiestas cuando las personas adultas no les prestan atención o consumen alcohol.

Otra de las problemáticas más destacables las viven las niñas y que fue denunciada por un líder comunitario de Guamote (Chimborazo) es la trata. Según su testimonio, la familia recibe en torno a $800 y $1.000 a cambio de llevar a sus hijas a otros países como Venezuela o Colombia. A pesar de esto, los delitos de este tipo no suelen ser denunciados por desconocimiento o temor a las mafias.

VIOLENCIA INSTITUCIONAL

Otro de los focos urgentes de acción que sugiere el estudio es la violencia ejercida desde las propias instituciones, al no existir un sistema que esté respondiendo a esta problemática y a las necesidades que las niñas viven día a día. Esta violencia estructural es una de las principales causas de la re-victimización y de otro tipo de violencias relacionadas con la estigmatización de la víctima en sus entornos habituales.

Según se desprende de esta investigación, un gran número de funcionarios entrevistados mantienen percepciones discriminatorias sobre las razones que causan la violencia, sus variantes y consecuencias.

En el caso de Chimborazo, los testimonios de funcionarios y funcionarias dejaron al descubierto una problemática que sigue siendo muy común: solucionar la violencia sexual al interior de las familias a través del pago o del intercambio animales, si es fuera del entorno familiar, o la obligación de casarse con su agresor si es miembro del círculo más cercano. De igual modo, la mayoría denuncia que la policía evita, en muchos casos, involucrarse debido a la presencia de la justicia indígena.

Un funcionario de Cañar dijo que la violencia sexual la sufren más las niñas como resultado de la migración, pero sostiene que las consecuencias de una agresión hacia un niño podría llevarlo a desarrollar tendencias homosexuales en el futuro.

En Azuay se menciona que el castigo aplicado al agresor es otorgar y realizar trabajo comunitario mientras que a las niñas y adolescentes afectadas no se les ofrece ningún tipo de ayuda psicológica y, más bien sino todo lo contrario, se las esconde y estigmatiza.

Otro de los testimonios, un funcionario de Cañar dijo que la violencia sexual la sufren más las niñas como resultado de la migración, pero sostiene que las consecuencias de una agresión hacia un niño podría llevarlo a desarrollar tendencias homosexuales en el futuro.

PATRONES ANCESTRALES

La publicación, asegura que sigue existiendo una continua reproducción de patrones culturales “ancestrales” que son interiorizados desde edades tempranas y que se perciben como naturales.

El Plan International es una organización independiente, humanitaria y de desarrollo, que promueve los derechos de la niñez y la igualdad de las niñas. Para apoyar y defender los derechos de los niños y niñas desde que nacen hasta que llegan a la edad adulta.

De hecho, las madres reconocen el uso de frases que refuerzan estereotipos sobre la masculinidad en los niños. El 54,1% dijo haber utilizado la frase “pórtate como hombrecito” y el 72,4% utilizó alguna vez la frase “los niños no lloran”, para que su hijo deje de llorar. De igual forma, el 73,2% de las madres utilizó con sus hijas frases como “carishina, no sabes cocinar, no haces nada bien” y el 57,5% utilizó frases como “si no aprendes las cosas de la casa, te va a botar tu marido”, 57,5%

El Plan International es una organización independiente, humanitaria y de desarrollo, que promueve los derechos de la niñez y la igualdad de las niñas. Para apoyar y defender los derechos de los niños y niñas desde que nacen hasta que llegan a la edad adulta. Esta organización tiene presencia en más de 70 países construyendo alianzas y trabajando a favor de los niños y niñas mas vulnerables.

Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *