LOADING

Type to search

Los rostros y las historias de las víctimas de la masacre de Las Vegas estremecen al mundo


Redacción
La Conversación EC
lunes, octubre 2, 2017
El Mandalay Bay, donde estaba alojado Stephen Craig Paddock, en cuya casa la policía encontró armas, munición y explosivos, es el casino más al sur de la concentración principal de hoteles de Las Vegas. En total cuenta con 3.309 habitaciones y dos de las discotecas más populares de la ciudad...

Al menos 59 personas, incluido el presunto autor que ya ha sido identificado como Stephen Paddock, de 64 años, han muerto y más de 500 han resultado heridas en un tiroteo registrado en la noche de este domingo en un concierto de música al aire libre que se celebraba en las inmediaciones del hotel casino Mandalay Bay en la ciudad estadounidense.

De los heridos, una decena se encuentran en estado crítico, según ha confirmado a Reuters una portavoz del hospital universitario local.

Por lo pronto las autoridades comenzaron a identificar las primeras víctimas de la masacre, sus rostros, sus historias y los terribles detalles del momento de sus asesinatos.

La información fue publicada por el Daily Mail. Son las historias de Sonny Melton, 29 años; Denise Salmon Burditus, de 50 años; Jenny Park, de 53; Jordan McIldoon, de 23 años; Quinton Robbins, de 20; Susan Smith, de 53 años; también las de Rhonda Lerocque; John Phippen, Angie Gómez, Sandy Casey, Melissa Ramírez y Adrian Murfitt.

Heather, la esposa de Sonny Melton, relató a la cadena WSMV que él murió salvándole la vida: “Él me salvó la vida. Me agarró y comenzó a correr cuando sentí que le dispararon en la espalda”. Ella es cirujana y él era enfermero. “Quiero que todos sepan que era un hombre bondadoso y cariñoso, pero en este momento apenas puedo respirar”.

Denise Salmon, de 50 años, fue una de las 59 personas asesinadas en Las Vegas. En la imagen, junto a su esposo Tony Burditus, minutos antes de que el atacante abriera fuego desde el hotel. (Facebook)

Jenny Parks, madre de dos hijos y maestra de jardín de infantes en California, fue otra de las víctimas de la masacre de las Vegas. Su tía, Rhonda Boyle, escribió en Facebook: “Es un día triste para mí y mi familia: mi sobrina fue asesinada. Por favor recen por mí y por mi familia, ella era una mujer dulce … y una buena madre”.

Jordan Mclldoon, de 23 años, murió en los brazos de otra asistente al festival. “Amigos y familia, estoy bien. Estoy fuera de los terrenos del festival. No tenemos permiso para ir a ninguna parte. ¡Estoy con un joven que murió en mis brazos! RIP Jordan McIldoon, ¡No puedo creer que esto haya ocurrido!”, escribió Heather Gooze en Facebook.

Jordan era aprendiz de mecánico e iba a asistir a una escuela de comercio. “Solo tuvimos un hijo, no sabemos qué hacer”, dijeron sus padres.

Quinton Robbins tenía 20 años. Su tía Kilee Wells Sanders confirmó su muerte en Facebook y describió a su sobrino como “el alma más amable y cariñosa”. “Todos los que lo conocían lo amaban. Su risa contagiosa y su sonrisa. Era realmente una persona asombrosa”. Robbins había estudiado en la Universidad de Nevada-Las Vegas.

Rhonda Lerocque había ido al concierto con su hija de 6 años, su marido Jason y su suegro. Este último acababa de llevar a la niña a su hogar cuando comenzaron los disparos, Ella, Rhonda, murió al instante. Le pegaron un disparo en la cabeza. Era fanática de la música country.

Susan Smith tenía 53 años. También era fanática de la música country. Trabajó tres años en la Vista Elementary School. “Era maravillosa. Tenía un gran sentido del humor”, afirmaron sobre ella.

John Phippen, de Santa Clarita, California, estaba en el concierto con su hijo Travis -un médico- cuando fue asesinado a tiros. Travis, quien recibió un disparo en el hombro, pudo ayudar a otros asistentes, pero no pudo hacerlo con su padre. “Tenía una sonrisa que iluminaría una habitación”, dijo su amigo Thomas.

El Mandalay Bay, donde estaba alojado Stephen Craig Paddock, en cuya casa la policía encontró armas, munición y explosivos, es el casino más al sur de la concentración principal de hoteles de Las Vegas. En total cuenta con 3.309 habitaciones y dos de las discotecas más populares de la ciudad, casi en la azotea del edificio, con vistas espectaculares al resto de la urbe de neón. También tiene un acuario dentro del hotel, el Shark Reef, y acoge cada año multitud de convenciones y eventos. Es decir, que siempre hay manadas de gente circulando por sus entrañas.

Paddock, sin embargo, decidió apuntar hacia un lote generalmente vacío de tierra, Las Vegas Village. Desde la calle solo se ve la estructura del escenario y poco más, pero el recinto es propiedad de MGM Resorts y puede albergar hasta 25.000 personas para un evento como el del domingo por la noche, Route 91, de música country. Unos 350 metros separaban la habitación de Paddock del recinto.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *