LOADING

Type to search

Marcelo Báez Meza, en la piel de Márgara Sáenz


Marcelo Báez Meza
Escuela Superior Politécnica del Litoral
domingo, octubre 8, 2017
"Siempre me ha interesado la narrativa femenina. En la literatura universal, muchos escritores han dado voz a una mujer. Vamos a ver qué opinan los lectores sobre este ejercicio".

El escritor guayaquileño Marcelo Báez Meza se introduce en la piel de una mujer para retratar a la poetisa Márgara Sáenz, en su más reciente libro Nunca más Amarilis, ganador del concurso de novela corta Miguel Donoso Pareja realizado por la Feria Internacional del Libro 2017, que organiza el Municipio de Guayaquil.

Márgara Sáenz fue una poetisa guayaquileña nacida de la imaginación de tres escritores peruanos, quienes, además de conferirle identidad, le atribuyeron haber escrito el poema De Otra vez Amarilis, que fuera publicado en la antología peruana Poemas del Amor Erótico, en 1972. La composición de la autora ficticia es única, ya que jamás volvió a escribir durante su corta “existencia” (1937-1964).

“Entonces éramos nosotros; no tú, no yo. Me quiérote,/ te gózame, me amándonos, decíamos…”, evoca en sus inicios el poema. Báez lo leyó a mediados de los años 80 y desde entonces ha imaginado cómo habría sido realmente esta escritora irreal. La idea fue tomando forma con el paso del tiempo hasta llegar a cristalizarse en la novela Nunca más Amarilis.

“Ahora somos tú y yo, no existe más nosotros…”. Este fragmento, del último verso del extraordinario poema de Márgara Sáenz, vale para describir el trabajo de Marcelo Báez, quien se pierde en la piel de la escritora, en sus emociones, en sus sentidos, mira el mundo a través de sus ojos, para recrear la vida y construir la obra del mítico personaje.

Con el propósito de conocer un poco sobre el nuevo libro de Báez, galardonado con un premio en metálico y el compromiso de publicarlo, por parte de la Dirección de Cultura y Promoción Cívica del Municipio de Guayaquil, laconversación.ec mantuvo un breve diálogo con el autor.

Durante la entrevista telefónica, Báez solo proporciona unos trazos de su última obra. Por lo tanto, no queda más remedio que esperar a que esté impreso para conocer todo el contenido, el cual, promete seducir a los lectores.

¿Quién fue Márgara Sáenz?

Fue una escritora guayaquileña que vivió en una época convulsa, con el trasfondo de la relación Ecuador-Perú. Aparte de contar su vida, mi novela contiene algunos fragmentos de su producción poética.

¿Usted redactó la novela como si Márgara lo escribiera realmente?

El libro está escrito en primera persona del femenino singular, por lo que su redacción implicó un doble reto: hacer creíbles no solo sus vivencias sino también sus creaciones literarias.

¿Qué narra Márgara, en su libro?

En su recorrido autobiográfico, Sáenz compone poesía, ensayos, crónica, epístolas y hasta una cronología.

¿Cómo alcanzó el estilo de escritura de Márgara, si ella solo publicó un poema en toda su “vida”?

Tejí invenciones a partir de la invención que ella misma representa. Solo trato de darle una historia a un ente que estuvo en el espacio cibernético flotando durante mucho tiempo.

¿Con varios registros literarios dentro de una misma obra, cómo cataloga al libro?

Nunca más Amarilis puede considerarse una autosicobiografía. También puede leerse como una miscelánea, un ejercicio metatextual, una mixtura de géneros, autoficción, autobioficción o simple reivindicación.

¿Cómo fue el ejercicio de ponerse en el lugar de una mujer?

Es la primera vez que me hacen esta pregunta. Siempre me ha interesado la narrativa femenina. En la literatura universal, muchos escritores han dado voz a una mujer. Vamos a ver qué opinan los lectores sobre este ejercicio.

Esta no es la primera ocasión que Marcelo Báez Meza se mete debajo de la piel de una mujer para darle existencia. Lo hizo anteriormente en su novela Tierra de Nadia (Libresa, Quito 2000).

Ahora, gracias a la pluma de Báez, Márgara Sáenz ha dejado de ser un ente sobre el que se tejían muchas historias, como aquella que fue una líder feminista latinoamericana o que en Guayaquil hay una plaza con su nombre. Hoy ella tiene una historia propia que desvela su intimidad y configura un legado literario.

 

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *