LOADING

Type to search

Asegúrese de leer la ‘letra pequeña’ antes de contratar el servicio de Internet en casa

Washington Rodríguez
Universidad Casa Grande
domingo, noviembre 12, 2017
Hoy por hoy, la conexión a Internet se ha convertido en un servicio básico. Por ello el cliente debe solicitar un periodo de prueba a la empresa interesada en suministrar el servicio.

Muchas personas se quejan por el servicio de Internet en casa, ya sea por su lentitud o porque generalmente deja de funcionar sin previo aviso. Por eso es necesario tener en cuenta varias recomendaciones a la hora de buscar un proveedor de este servicio.

Antes de contratar, asegúrese que el distribuidor sea reconocido y evite hacer tratos con empresas que le ofrezcan revender el servicio. Actualmente hay distintos medios de conexión para acceder a Internet, el más común es a través de fibra óptica; no obstante, lo puede hacer vía “cobre” esto es a través de la conexión telefónica domiciliaria. Adicionalmente hay otros tipos de conexión inalámbrica, principalmente a través de la red celular 4G.

Con relación a los anchos de banda, el usuario debe considerar todo lo que promete el contrato. Los proveedores ofrecen ciertos anchos de banda para redes domiciliarias, sin embargo las “letras pequeñas” indican que estas conexiones, generalmente, son compartidas. Esto significa que en el sector donde se realizará la nueva instalación existe un ancho de banda compartido.

Si usted contrata un ancho de banda de 30 Mb (megabit) no significa que todo el ancho servirá únicamente para su domicilio. Dependiendo del proveedor, a veces ese ancho es compartido por ocho usuarios, lo que se denomina “enlace compartido” 1:8. En otras palabras, son 30 Mb divididos entre ocho conexiones simultáneas. Por eso es muy importante indagar antes de firmar un contrato. Cabe anotar que las empresas grandes adquieren banda 1:1. No la comparten.

Otro factor primordial a tener en cuenta es la conexión WiFi. En esta cuestión es preferible tener una conexión directa con cable hasta el PC o laptop, porque en ese caso ofrece un promedio de entre 100 y 1.000 Mbps (megabit por segundo) de velocidad de conexión. A diferencia de un WiFi inalámbrico que, por lo general, alcanza un promedio de 56 Mbps. El mecanismo WiFi permite movilidad, mientras la conexión con cable Ethernet es rápida pero fija. Además, es recomendable que la conexión WiFi permita al usuario poner una contraseña algo complicada para los vecinos no la ‘adivinen’.

Hoy por hoy la conexión a Internet se ha vuelto un servicio básico. Por ello el cliente debe solicitar un periodo de prueba a la empresa interesada en suministrar. Vale decir que si la promoción es buena en un determinado sector, cerca del domicilio donde se realizará la instalación, a medida que se incorporen nuevos suscriptores bajará su rendimiento y celeridad.

Por todo lo anotado, aunque suene reiterativo, el usuario debe leer cuidadosamente el contrato y pedir al proveedor que garantice el menor número de comparticiones posibles. Asimismo, el suscriptor debe utilizar con frecuencia las herramientas de medición disponibles en Internet, por ejemplo ‘Speed test’, que le darán una idea de cuánto dispone y cómo  disminuye su ancho de banda. Repita este procedimiento e informe a su proveedor, pues él está obligado a responder de acuerdo a lo contratado.

En el mercado hay varios proveedores, unos mejores que otros, dependiendo de la demanda existente en las zonas donde realizan sus instalaciones: CLARO, NetLife, TVCable, PuntoNet/Celerity, CNT.

 

Facebook Comments

Tags:

Temas relacionados