LOADING

Type to search

¿El cáncer es solo una cuestión de ‘mala suerte’?


Redacción
La Conversación EC
sábado, noviembre 11, 2017
El estrés fisiológico crónico, que en estos días es causado principalmente por el estrés psicológico, se puede considerar una causa directa de cáncer. Sin embargo, todavía hay desacuerdos abiertos sobre el tema.

“Doctor, ¿qué causó mi cáncer?” Para los médicos, esta pregunta es a menudo desconcertante. Algunos de los factores de riesgo de la población son conocidos, pero cuando se trata de casos específicos, solo se pueden hacer suposiciones. Sin embargo, los científicos tienen una comprensión creciente de los mecanismos subyacentes al desarrollo del tumor. Aunque algunos de ellos son bastante polémicos.

Dos investigadores estadounidenses recientemente provocaron controversia con su trabajo sobre el papel de la “suerte” en el cáncer. Su último artículo fue publicado en la edición de marzo de la prestigiosa revista Science. Los investigadores, Christian Tomasetti y Bert Vogelstein, de la Universidad John Hopkins, de Baltimore,  mostraron que la enfermedad depende menos de los riesgos hereditarios (predisposición genética) y ambientales (como el tabaquismo o la exposición al asbesto), que las mutaciones aleatorias (como la replicación del ADN Errores) que surgen espontáneamente en las células a medida que se dividen y se reproducen a lo largo de nuestras vidas.

En otras palabras, la “suerte” tiene mucho que ver con ello. En un artículo de 2015, también en Science, ya habían estudiado la frecuencia de los cánceres en diferentes tejidos del cuerpo humano. Por ejemplo, el riesgo de cáncer de pulmón durante toda la vida es del 6,9%, en comparación con el 1,08% para el cáncer de tiroides, e incluso menos para el cerebro y otros cánceres.

El cáncer es más frecuente en el colon que en el intestino delgado

Estas diferencias se atribuyen generalmente a la mayor exposición de tejidos específicos a factores de riesgo, como el tabaco, el alcohol y los rayos ultravioleta. Pero esto no explica por qué en el sistema digestivo, por ejemplo, el colon se ve más afectado que otros órganos. De hecho, el intestino delgado (entre el estómago y el colon) está mucho más expuesto a las sustancias causantes de la mutación que las células cerebrales, sin embargo, los tumores cerebrales son tres veces más comunes.

Esta paradoja también se aplica a los cánceres hereditarios. Si bien la misma mutación genética es responsable tanto de los tumores colorrectales como intestinales, estos últimos siguen siendo mucho más raros. Sin embargo, en ratones con la mutación, la tendencia se invierte: desarrollan tumores en el intestino delgado con más frecuencia que en el colon.

La hipótesis de Tomasetti y Vogelstein es que la causa de esto puede estar en las mutaciones espontáneas que ocurren durante la división de células madre (células indiferenciadas). En los seres humanos, las células madre se renuevan a mayor velocidad en el intestino grueso comparadas con las pequeñas, mientras que lo contrario ocurre en los ratones. Cuanto más frecuentemente las células se dividen, mayor es el riesgo de errores en el proceso de copiado del ADN. Esto podría explicar las diferencias en la frecuencia de los cánceres en los órganos expuestos de manera similar a los riesgos hereditarios y ambientales.

Los investigadores estadounidenses Christian Tomasetti y Bert Vogelstein recientemente provocaron controversia con su trabajo sobre el papel de la “suerte” en el cáncer. Mostraron que  la enfermedad depende menos de los riesgos hereditarios y ambientales, que de las mutaciones aleatorias…

La tasa de renovación del tejido está relacionada con un mayor riesgo de cáncer

Su investigación del supuesto vínculo entre el número conocido de divisiones de células madre en un tejido dado a lo largo de toda la vida y el riesgo de cáncer en esa área reveló una fuerte correlación. Cuanto mayor es la tasa de renovación de células madre, mayor es el riesgo de cáncer en ese tejido en particular. Este resultado inicial, basado en datos de la población estadounidense, fue respaldado por un segundo estudio publicado en marzo de este año, que encontró la misma correlación promedio en 69 países.

Los investigadores procedieron, entonces, a aislar los efectos de las mutaciones espontáneas de los de otros factores de riesgo de cáncer, tanto hereditarios como ambientales. Ellos demostraron que la mayoría de los cánceres son causados por “mala suerte” -en otras palabras, por mutaciones aleatorias y espontáneas-. La “suerte” juega incluso un papel importante en los cánceres para los cuales las causas ambientales se han establecido firmemente, como las asociadas con fumar.

Debido a que estos resultados podrían llevarnos a creer que alentar a los ciudadanos a adoptar comportamientos saludables, como dejar de fumar y comer más frutas y verduras, no es tan importante como se pensaba, generaron una considerable controversia. Los datos de los investigadores fueron incluso revisados por un equipo separado, que encontró que la suerte no jugó un papel tan importante después de todo.

Los efectos del estrés oxidativo sobre el ADN

Vale la pena señalar la literatura científica en microbiología, ya sea directamente o no, conectada a la investigación del cáncer. Existen numerosos artículos sobre las mutaciones y el daño del ADN. En un artículo publicado en 2000, el científico estadounidense Lawrence Marnett analizó los efectos del estrés oxidativo (ataques a nuestras células por especies reactivas de oxígeno, o “radicales libres”) y encontró que eran aún más significativos que los relacionados con sustancias cancerígenas. Y, el estrés oxidativo no es la única causa del daño del ADN, como se puede ver en el resumen de Roel De Bont y de Nicolas Van Larebeke de 2004.

En un artículo publicado a principios de este año, Anthony Tubbs y Andre Nussenzweig destacaron que cada ADN de la célula humana sufre alrededor de 70.000 lesiones por día. No viviríamos mucho si el cuerpo no tuviera maneras de corregir estos errores, especialmente si todos ellos nos llevaran a desarrollar tumores. Es importante recordar que los tumores solo aparecen después de que varios mecanismos de control han fallado.

En primer lugar, el proceso de reparación normal del ADN celular defectuoso debe haber fallado. Entonces se debe permitir que la célula se reproduzca de manera caótica, lo que significa que el problema debe afectar principalmente a los genes responsables de la duplicación celular, o a los que la regulan. La célula defectuosa también tiene que escapar de su auto-destrucción programada naturalmente (conocida como apoptosis) y la vigilancia del sistema inmunológico del cuerpo, cuyo trabajo es eliminar cuerpos extraños y otros elementos disfuncionales.

En un artículo publicado a principios de este año, Anthony Tubbs y Andre Nussenzweig destacaron que cada ADN de la célula humana sufre alrededor de 70.000 lesiones por día. No viviríamos mucho si el cuerpo no tuviera maneras de corregir estos errores.

La exposición de la célula a mutágenos externos o internos es, por lo tanto, solamente un paso en una cadena larga de fallas que deben ocurrir antes de que un tumor pueda desarrollarse.

El papel del estrés

En esta etapa de la discusión sobre el papel de la “mala suerte” en la aparición de cáncer, vale la pena mirar la parte particular que desempeña el estrés individual, el tema de mi trabajo El estrés y el cáncer: Cuando nuestro apego nos juega (De Boeck ). Cada uno de los pasos hacia una célula que llega a ser canceroso es sensible al estrés y a las hormonas del estrés. Por lo tanto, el estrés fisiológico crónico, que en estos días es causado principalmente por el estrés psicológico, se puede considerar una causa directa de cáncer. Debo añadir, sin embargo, que todavía hay desacuerdos abiertos sobre el tema.

De hecho, el estrés psicológico crónico acelera la reproducción celular, induciendo el acortamiento de los telómeros, las “cápsulas” que protegen nuestros cromosomas del desgaste. Este fenómeno fue descubierto por el trabajo de Elizabeth Blackburn, quien ganó el Premio Nobel de Medicina por descubrir la telomerasa. Cuanto más se multiplican estas células diferenciadas, mayor es el riesgo de mutaciones aleatorias en su ADN. Además, a medida que las células más diferenciadas envejecen y mueren, más células madre se dividirán para formar nuevas células, aumentando el riesgo de desarrollo del cáncer.

Pero eso no es todo. A través de procesos neuroendocrinos, el estrés psicológico también afecta al metabolismo oxidativo, la reparación del ADN, la expresión del oncogén y la producción de factores de crecimiento. Asimismo, da lugar a problemas generalizados relacionados con la inflamación crónica y una pérdida de la función inmune eficaz, como se puede ver en los estudios citados en mi libro.

La controversia sobre la “mala suerte” que rodea la investigación de Tomasetti y Vogelstein proporciona nuevas ideas para reflexionar. Según la organización británica Cancer Research UK, el 42% de los cánceres pueden ser evitados por los cambios en el medio ambiente y estilo de vida. En Francia, el Instituto Nacional del Cáncer informó una proporción similar de cánceres prevenibles. Las cifras son altas y decepcionantemente bajas. ¿Significa esto que no hay nada que hacer sobre el otro 60% de los casos?

Más bien, Tomasetti y Vogelstein sugieren formas de combatir la “mala suerte”. Aconsejan, entre otras cosas, el uso de antioxidantes en la prevención del cáncer. Dado los procesos deletéreos puestos en movimiento por el estrés, la protección del bienestar psicológico también podría ser un arma eficaz contra el cáncer.

Autor: Yvane WiartThe Conversation

Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *