LOADING

Type to search

El vicepresidente sin funciones Jorge Glas no podrá salir de prisión a los dos meses de sus vacaciones


Redacción
La Conversación EC
martes, noviembre 14, 2017
Poco más de tres horas le tomó a Jurado hacer la lectura del fundamento jurídico con que resolvió el llamado y trasladaba el proceso a un sorteo para que se conforme un Tribunal que llamará a audiencia de juicio.

El vicepresidente sin funciones Jorge Glas Espinel, detenido en la cárcel 4 de Quito, irá a juicio en un Tribunal de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), luego de que el juez Miguel Jurado decidiera que fuera incluido en esa fase del caso de la red de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, por el delito de asociación ilícita.

La Corte Nacional de Justicia ahora debe designar, mediante sorteo, un tribunal conformado por tres jueces para la etapa de juzgamiento del vicepresidente Jorge Glas y del resto de procesados. Se inició, además, el proceso de extradición del excontralor Carlos Pólit.

Su abogado, Eduardo Franco Loor, aseguró que la resolución de Jurado es política y mantiene vacíos legales. En el tiempo transcurrido desde que se cerró la instrucción fiscal en este caso se han resuelto varios recursos, en mayoría, interpuestos por Eduardo Franco. Al funcionario se le negó la sustitución de la prisión preventiva, un hábeas corpus, la recusación al juez Jurado y la ampliación y aclaración al rechazo a la recusación que presentó.

Ese Tribunal tendrá hasta antes del 2 de diciembre para convocar a audiencia de juicio y así no caer en el riesgo de la caducidad de la prisión preventiva que pesa contra Carlos V., Gustavo M., Kepler V., José T. y Ricardo Rivera, desde el 2 de junio pasado, día en el que fueron detenidos en diversos operativos. Glas fue apresado el 2 de octubre; es decir, el 2 de diciembre se cumplirían los dos meses que según él pidió vacaciones para no caer en la figura del abandono del cargo.

El fiscal general del Estado Carlos Baca Mancheno explicó en los días previos que el esquema de sobornos que la empresa brasileña Odebrecht desplegó en Ecuador y once países más estaba dirigido a funcionarios públicos de diversos niveles jerárquicos, intermediarios y terceros que le facilitaban beneficiarse de forma ilícita de la adjudicación de obras.

La Fiscalía presentó 26 elementos de convicción para acusar en grado de autores a los trece procesados que quedaban en el caso, luego del dictamen abstentivo que favoreció a cinco personas. Contra Glas presentó 28, contra Rivera 39 y contra Pólit 10.

La defensa de Glas, Eduardo Franco Loor, indicó que los elementos presentados por Baca no demuestran el delito de asociación ilícita del que se le pretende acusar a su cliente.

Parte de la teoría del caso de la Fiscalía señala que en 2011 Rivera se presentó ante Santos como intermediario de Glas, entonces ministro coordinador de Sectores Estratégicos. Allí ellos habrían acordado el pago de un “peaje” de entre el 1 % y el 1,3 % del monto total de todos los contratos de Odebrecht en los sectores estratégicos.

Un total de $3,5 millones, sostiene Fiscalía, habrían sido entregados por Odebrecht a Rivera, dineros que supuestamente tenían como beneficiario a Glas. Procuraduría habla de que Rivera, como intermediario de las negociaciones de Glas y Santos, recibió, entre 2009 y 2016, $ 16,1 millones.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *