LOADING

Type to search

Los emprendimientos en el Ecuador se dan más por necesidad que por oportunidad


Pablo Mauricio Carrera
Universidad San Francisco de Quito
sábado, noviembre 11, 2017
Emprender significa primero tener confianza en sus ideas y un capital para ponerlo a trabajar de manera individual, con la familia o los amigos. Según The Global Entrepreneurship Monitor, uno de los proyectos de investigación más importantes a escala mundial sobre emprendimiento, el Ecuador tiene un alto nivel de ideas para desarrollar negocios, pero en gran parte es porque muchos de los negocios nacen más por necesidad que por oportunidad.

La reforma tributaria enviada por el Ejecutivo a la Asamblea Nacional, el pasado primero de noviembre, sin duda permitirá dinamizar el emprendimiento en el Ecuador. Según ese proyecto, las nuevas empresas no pagarán el impuesto sobre la renta los dos primeros años de funcionamiento.

Es un incentivo muy válido, propuesto desde el Ejecutivo, porque las personas emprenden para crecer, crear y resolver sus problemas económicos, tres palabras fundamentales para construir y consolidar un verdadero negocio.

Emprender significa primero tener confianza en sus ideas y un capital para ponerlo a trabajar de manera individual, con la familia o los amigos. Según The Global Entrepreneurship Monitor, uno de los proyectos de investigación más importantes a escala mundial sobre emprendimiento, el Ecuador tiene un alto nivel de ideas para desarrollar negocios, pero en gran parte es porque muchos de los negocios nacen más por necesidad que por oportunidad.

Es indudable que la actual crisis económica que sufre el país ha obligado a las personas a emprender para intentar subsistir y sobrevivir, un objetivo que está lejos de la idea de abrir y consolidar pequeñas o grandes empresas.

En su mayoría, los emprendimientos hasta se ven perjudicados por la situación económica porque las personas consumen menos y la única forma para mantener las ventas es bajar los precios lo que reduce la rentabilidad y las ganancias.

Un ejemplo de un negocio que vive del día a día para tener efectivo a muy corto plazo es la típica venta de jugo de naranja; como es una actividad que todos pueden imitar se ha desatado una guerra de precios, pero no hay innovación ni creatividad. Eso lo genera un círculo vicioso que convierte al emprendimiento en una actividad informal. Son negocios en los que el dinero que entra por las ventas a un bolsillo sale por el otro para pagar los gastos del día a día de la familia.

Son actividades muy distintas a los emprendimientos por oportunidad, donde hay una idea de negocio más planificada a tono con una visión empresarial.

Para incubar esas ideas hace falta la creatividad de un equipo de trabajo interdisciplinario. Es importante destacar que en el Ecuador, gracias a esas ideas, se han desarrollado productos que pueden resultar interesantes para otros mercados.

Ante la falta de empleo, las nuevas generaciones están un poco más abiertas a emprender, a educarse en cómo llevar la contabilidad, a saber cómo el dinero entra y sale de la caja, a conocer cómo evitar mezclar el dinero del negocio con el de la familia, porque la mayoría de emprendimientos en el país son sobre todo de tipo familiar por el nivel de confianza.

Los nuevos emprendedores necesitan educación y conocimiento. Un emprendedor que no investiga, no hace nada, solo pierde muchas posibilidades de éxito. Mientras más conocimiento acumule en el ámbito de las ventas, recursos humanos, contabilidad…, tendrá mayores herramientas para salir adelante.

En el país estamos en círculo vicioso en materia de emprendimientos, pero hay excepciones y gente que hace las cosas bien, que se educa o auto educa y pide ayuda y asesoría para equivocarse menos que el resto.

El emprendimiento es la única salida que tiene, en la actualidad, la economía ecuatoriana, porque dada su estructura liviana puede ser muy versátil a la hora de innovar y proponer cosas de forma más ágil, algo que no lo pueden hacer las grandes empresas.

El país debe apostar por el emprendimiento porque es una vía rápida para dinamizar la economía, dada la flexibilidad de su  modelo de negocio. Pero este debe ser pensado como un estado provisional de máximo dos años hasta lograr que el negocio pase de ser un emprendimiento a una empresa con una cultura bursátil que transparente sus operaciones financieras.

Los estudiantes de la Universidad San Francisco de Quito trabajan en ello, chicos orientados a resolver problemas profundos en los distintos ámbitos de la sociedad. Las propuestas se enfocan en crear modelos de negocios a escala en el mercado ecuatoriano y el mundo.

Las nuevas generaciones están un poco más abiertas a emprender. Son las que pueden dar un aporte muy valioso a la sociedad que necesita de personas ágiles con educación para equivocarse menos. Algunas veces la innovación no está en algo sofisticado, sino en algo simple que nunca se había hecho.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *