LOADING

Type to search

Los zimbabuenses celebran en las calles la dimisión de Mugabe tras casi 40 años en el poder


Redacción
La Conversación EC
martes, noviembre 21, 2017
Según infroma Reuters, en las calles de Harare, la capital, hay gente bailando y haciendo sonar las bocinas de sus coches celebrando que el mandato de Mugabe, el segundo presidente que más años lleva en el cargo en el mundo —tras Teodoro Obiang en Guinea Ecuatorial—, ha tocado a su fin.

Robert Mugabe dimitió el martes como presidente de Zimbabue, poco después de que el Parlamento comenzara un proceso de destitución para poner fin a sus casi 40 años en el poder, según la agencia Reuters. Mugabe, de 93 años, se aferró al cargo pese a que el Ejército tomó el poder la semana pasada y a su expulsión del gobernante partido ZANU-PF, que también le dijo que abandonara el poder.

Las celebraciones estallaron en una sesión parlamentaria en la que el líder legislativo Jacob Mudenda anunció la renuncia de Mugabe y suspendió el procedimiento de su destitución.

“Yo, Robert Mugabe entrego formalmente mi dimisión como presidente de la República de Zimbabue con efecto inmediato”, declaró Mudenda leyendo, bajo los aplausos, la carta de renuncia del jefe de Estado, que no propone ningún sucesor. En la carta, que Mudenda ha recibido del Ministro de Justicia en plena sesión, Mugabe dice que su decisión es “por el bienestar de los zimbabueses y por la necesidad de una transferencia pacífica de poderes”. Mugabe es el único presidente que ha tenido Zimbabue desde que dejó de ser una colonia británica.

El origen de la repentina caída de Mugabe reside en la rivalidad entre miembros de la élite gobernante del país sobre quién lo sucedería, más que en las protestas populares en su contra.

El Ejército tomó el poder debido a que Mugabe despidió a Mnangagwa como vicepresidente para allanar el camino al poder a su esposa Grace, de 52 años y muy impopular entre muchos zimbabuenses. Reuters informó en septiembre que Mnangagwa estaba planificando suceder al líder al mando de una coalición respaldada por el Ejército.

El ZANU-PF, el que fue partido de Mugabe hasta su expulsión el pasado domingo, había iniciado el impeachment para destituirle y el partido histórico de la oposición, el MDC, secundaba la moción. El proceso podía durar semanas, pero Mugabe ha vuelto a sorprender. Esta vez, cediendo.

Según infroma Reuters, en las calles de Harare, la capital, hay gente bailando y haciendo sonar las bocinas de sus coches celebrando que el mandato de Mugabe, el segundo presidente que más años lleva en el cargo en el mundo —tras Teodoro Obiang en Guinea Ecuatorial—, ha tocado a su fin.

 

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *