LOADING

Type to search

La mesa servida, ¿para quién?


Redacción
La Conversación EC
domingo, diciembre 17, 2017
"Según los términos vigentes de estos acuerdos, el país dispondrá de alrededor del 50% de sus recursos exportables para ofertarlo en el mercado internacional recién en el 2019. Y, luego, a medida que se cumplan con estos compromisos, se liberará más crudo..."

Es muy fácil decir que todo andaba maravillosamente bien, que la mesa quedaba servida para que viniera el próximo presidente de Ecuador y solo hiciera lo escrito en tres libros. Los libros de la transición. Pero está claro que no había mesa servida, ni siquiera mesa puesta, ni manteles, ni nada….

En su edición del domingo, El Comercio reveló que la totalidad de la oferta exportable de crudo ecuatoriano del 2018, 120 MILLONES DE BARRILES, estaba ya comprometido por las ventas anticipadas del petróleo. Son barriles que se los llevarán Petrochina, Unipec y Petrotailandia sin pagar un dólar más de lo que ya pagaron.

Ecuador no podrá firmar acuerdos de corto ni de largo plazo, según el ministro de Hidrocarburos. No habrá recursos adicionales, porque todo se lo gastó el gobierno que aseguraba dejar la mesa servida. Todo. Hasta en un Ministerio de la Felicidad, pasando por una Supercom y una infinidad de Superintendencias, hasta una del Territorio.

Por la negociación en la preventa petrolera, que le permitió al anterior gobierno anterior obtener recursos para sus propagandas en off y para financiar sus medios al servicio de la propaganda con dúctiles funcionarios que recibían salarios de multinacional, el país perdió entre $4 y$ 5…, solo por la fórmula aplicada.

“Según los términos vigentes de estos acuerdos, el país dispondrá de alrededor del 50% de sus recursos exportables para ofertarlo en el mercado internacional recién en el 2019. Y, luego, a medida que se cumplan con estos compromisos, se liberará más crudo -dice la nota de El Comercio-. En el 2024, cuando finaliza el plazo de estos contratos, Ecuador dispondrá de alrededor del 80% de su petróleo para comercializarlo”.

El ex, ahora residente en Bélgica, pretendió jugar hasta con eso para intentar volver al poder con recursos para considerarse salvador de la patria. De su patria. De él, porque en su megalomanía pretendió creer que la patria era él.  Un estribillo alimentado por el marketing. Y sus adláteres lo siguen pensando. Y deberían seguir haciéndolo, es el mejor servicio que le hacen al país, porque recuerdan una y otra vez cuál era el verdadero país del pasado.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *