LOADING

Type to search

La trama


Juan Tibanlombo
La Conversación EC
miércoles, diciembre 27, 2017
Cuántas personas no fueron perseguidas por divulgar correos de la Presidencia, de un organismo público; cuántas personas que actuaban desde un aparato de propaganda llamado medios públicos no quedaron en la más absoluta impunidad por divulgar correos privados de activistas políticos.

El correísmo parece haber perdido la brújula, va de tumbo en tumbo en su afán de bloquear la consulta popular que busca sepultar la reelección indefinida, el sueño de los fujimoris, ortegas, castros, putines, al asades, kirchners, lulas, evos y cuantos aprendices de dictadores que llegan al poder. Para ellos el poder es el alfa y omega de sus vidas. Gente que nunca ha hecho empresa pero busca pescar a río revuelto con una oratoria llena de lugares comunes. Atrás suyo siempre habrá y hay una maquinaria dispuesta a poner los recursos porque después saben cómo sacarle partido a las crisis políticas de los países. Así fue tejiendo Odebrecht su trama de sobornos.

Los correístas ahora se han dado en hacer circular audios de una Corte Constitucional que no estuvo, ni está ni estará a la altura de las circunstancias, audios para supuestamente tratar de deslegitimar la consulta; como si consultar a la gente sobre algo fuera un delito. Como si consultar a la ciudadanía sobre qué tipo de democracia quiere fuera pecado.

Cuántas personas no fueron perseguidas por divulgar correos de la Presidencia, de un organismo público; cuántas personas que actuaban desde un aparato de propaganda llamado medios públicos no quedaron en la más absoluta impunidad por divulgar correos privados de activistas políticos.

No le hace bien a los seguidores y amigos del ex predicar con las herramientas que usaron para perseguir. No les hace bien a los seguidores del ex hacerse de la vista gorda en un tema tan trascendental como el juicio político al vicepresidente sin funciones, Jorge Glas. Si tan seguras están de su inocencia, las tres asambleístas  que integran el Consejo de Administración de la Legislatura debieron ir a la reunión convocada para tratar el tema.

En esa instancia debieron argumentar la inocencia del ídolo de su ídolo, como lo hacen en sus redes sociales con mensajes bastante cursis. Eso era lo coherente. Si tienen un espacio en instancias de decisión como la Asamblea, deberían defender con su presencia lo que a todas luces es indefendible. Porque creen en eso. Eso sería lo lógico.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *