LOADING

Type to search

Donald Trump ahora sueña con ser el Xi Jinping de Estados Unidos, el poder hasta su muerte


Redacción
La Conversación EC
domingo, marzo 4, 2018
Trump lanzó un velado ataque al fiscal general, Jeff Sessions, cuando insistió en que el sistema electoral está “manipulado” y se quejó de que no tienen a “la gente adecuada ahí” todavía.

Donald Trump alabó la perpetuación en el poder de Xi Jinping en China. “Quizá nosotros lo probemos algún día”, dijo según una grabación de un acto privado a la que tuvo acceso CNN. El Comité Central del Partido Comunista anunció el pasado 25 de febrero una reforma constitucional que eliminaba el límite de dos mandatos en y permite a Xi Jinping perpetuarse al frente del régimen. Acto seguido, en las redes sociales la censura bloqueó cualquier término que pudiera sonar a crítica de la iniciativa.

“Ahora es presidente de por vida. Presidente de por vida. No, él es genial”, dijo Trump en el acto de captación de fondos. “Y, miren, él pudo hacerlo. Creo que es genial. Quizá algún día lo probemos”, dijo. En Estados Unidos, país que se considera líder del mundo libre, la Constitución prohíbe más de dos mandatos seguidos desde 1951. Pero antes que eso, tradicionalmente los mandatarios no pasaban en la Casa Blanca más de ochos años, con la excepción de Franklin D. Roosevelt, que fue elegido cuatro veces.

Pese a lo antagónico de ambas culturas políticas, al hoy presidente de Estados Unidos le gusta Xi, reseña El País. En la reunión de este sábado repitió elogios, le calificó de “gran caballero”, ensalzó que es el presidente chino más poderoso “en 100 años” y recordó lo bien que le había tratado en su visita del pasado noviembre.

EEUU y China tienen al menos dos frentes importantes abiertos, las disputas comerciales y el conflicto de Corea del Norte. Trump ha hecho del déficit comercial de la economía estadounidense su caballo de batalla y China es el principal responsable de ese desfase entre lo que importa y lo que exporta. Ambos países discrepan de la estrategia seguir con el régimen coreano y su escalada nuclear, dado que Washington reclama más mano dura a Pekín.

La nueva estrategia de seguridad presentada en diciembre recupera el lenguaje de rivalidad de la Guerra Fría y apunta a China y Rusia como rivales que pretenden erosionar la fortaleza de Estados Unidos. Pero Trump, al mismo tiempo, sintoniza con sus líderes. Trump ha elogiado varias veces al presidente ruso, Vladímir Putin, cuando su propia Administración le acusa de haber orquestado una campaña para interferir en las elecciones presidenciales.

En el acto de este sábado Trump también mostró su obsesión con Hillary Clinton, la rival demócrata a la que venció en las elecciones presidenciales, hace ya casi un año y medio. “¿Es Hillary una persona feliz? ¿Creen ustedes que es feliz?”, dijo. “Cuando llega a casa por la noche, ¿dice “Qué gran vida”? No lo creo. Nunca se sabe. Espero que sea feliz”. Trump lanzó un velado ataque al fiscal general, Jeff Sessions, cuando insistió en que el sistema electoral está “manipulado” y se quejó de que no tienen a “la gente adecuada ahí” todavía.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *