LOADING

Type to search

La grabación y la guerra de propaganda no nos engañan

Antonio Aguirre Fuentes
Universidad Católica de Santiago de Guayaquil
viernes, marzo 2, 2018
Nada de este nuevo escándalo se conocería si no hubiéramos recuperado espacios de palabra. La Supercom, la Cordicom, la Secom, basadas en la totalitaria ley de Comunicación han establecido un conglomerado más siniestro, por sus efectos masivos, que la apuntada SENAIN. Esto es a lo que hay que prestar atención.

Ciertamente hay una saturación de escándalos. Cada semana puede empezar con uno nuevo. Eso lo saben y lo manejan los expertos de la propaganda al servicio de las facciones. Las que están en el poder y las que han tenido que salir en fuga. O sea los morenistas en el gobierno y los correístas expulsados del mismo.

Preguntémonos a quién le va bien la revelación de la grabación, lo que es también decir cuál es el bando más afectado. No son preguntas difíciles, si uno les dedica un poco de atención. Si uno no se paraliza mentalmente como quieren los “ingenieros del alma” .

Hoy tenemos que decidir cuál tema es el prioritario. Creo que las investigaciones y juicios contra los funcionarios del anterior gobierno es lo que hay que mantener en la mira

Muchos ciudadanos podrían opinar que entonces todos son lo mismo. Los del gobierno de Moreno y los del ex-presidente. Habría una parálisis del juicio, una recaída en un ingenuo escepticismo. Si todos son lo mismo no hay que confiar en nadie, ni apoyar ninguna causa. Eso es lo que el correísmo querría por lo pronto: que el desprestigio enlode al gobierno también, porque ellos ya están hasta las narices.

Hoy tenemos que decidir cuál tema es el prioritario. Creo que las investigaciones y juicios contra los funcionarios del anterior gobierno es lo que hay que mantener en la mira. Los disparates chavistas y las excusas hipócritas del régimen de Maduro que promulgan la vicepresidencia , la cancillería y hasta desde el Banco Central, son la muestra de un flanco muy oscuro de este gobierno. Son promesas de volver a lo mismo y peor. Porque,… !¿en qué cabeza, en qué corazón, puede haber solidaridad y apoyo para ese gobierno cruel y mafioso ?! Al menos ya fue algo que no se lo defendiera en la OEA y se saliera del paso con una avergonzada abstención. Todo esto son problemas próximos, no actuales.

Hay que apelar a un criterio táctico elemental que cuadre con una estrategia para sostener un colectividad democrática y liberal, que respete el estado de derecho y las libertades civiles. De éstas la primera y básica es la libertad de expresión. En pocos meses de respeto a los medios de comunicación hemos obtenido lo que habíamos perdido en los 10 años anteriores.

La Supercom, la Cordicom, la Secom, basadas en la totalitaria ley de Comunicación han establecido un conglomerado más siniestro, por sus efectos masivos, que la apuntada SENAIN. Esto es a lo que hay que prestar atención. Hay que derogar esa ley fatídica para el pensamiento.

Nada de este nuevo escándalo se conocería si no hubiéramos recuperado espacios de palabra. La Supercom, la Cordicom, la Secom, basadas en la totalitaria ley de Comunicación han establecido un conglomerado más siniestro, por sus efectos masivos, que la apuntada SENAIN. Esto es a lo que hay que prestar atención. Hay que derogar esa ley fatídica para el pensamiento. Los argumentos que la defendían como una protección al honor de las personas y a la verdad eran absolutamente mentirosos. Era a los truhanes partidarios a quienes protegía.

Podemos entretenernos con la farsa y los aprietos de los personajes, pero no caigamos en la trampa de los propagandistas.

Facebook Comments

Tags:

Temas relacionados