LOADING

Type to search

Urge conciliación entre el frente económico interno y externo


Jorge Calderón Salazar
Tecnológico ARGOS
lunes, abril 2, 2018
Existe una gran expectativa en el país y en sus distintos sectores (económicos, políticos y sociales) sobre lo que traerán el plan económico, la circulación de propuestas, “borradores”, etc. no solamente refleja la preocupación alrededor de este preocupante tema que se ha dilatado casi un año, sino también la esperanza de que salgamos de esta situación económica en la que se encuentra el país.

Nos encontramos a postrimerías de un nuevo plan económico del Gobierno del Presidente Moreno, y ojalá el mismo sea uno de largo plazo, no podemos seguir con medidas ni planes parche, que solo permita pasar cada uno de los obstáculos que se le presentan al país. Si bien el actual Gobierno no solucionará los problemas que dejó el gobierno de Correa, si es preciso que delinee una hoja de ruta para ir corrigiendo la situación del país, que dolorosamente no se arreglará en los cálculos más optimista en al menos 5 a 7 años. Y esto lo afirmó porque existen problemas estructurales que no serán fácil de corregir, como el modelo de gasto público (que privilegia de sobremanera el gasto corriente), el tipo de endeudamiento que tiene país (deuda a plazos cortos y altas tasas), composición y diversificación de la oferta exportable del país basada en commodities, abultada carga impositiva del país, distorsiones de mercado generado por la presencia del Estado en la economía, entre otros.

Pero sin lugar a duda, lo que urge al gobierno ecuatoriano es armonizar su discurso entorno a su forma de ver la economía como un todo, pues no podemos tener un discurso de apertura comercial hacia afuera, buscando inversiones, mostrándonos como un país que desea recibir al inversionista con los brazos abiertos (y esto en función del importante trabajo que realiza el Ministro Campana), y por un lado un discurso hacia adentro de carácter fiscalista, que no genera incentivos suficientes a la actividad privada, que carga con más impuestos a las familias y empresas (en general a toda la actividad económica), un gobierno que vive al fío, poco creativo en materia de finanzas públicas.

No es dable que sea más de lo mismo en torno a las medidas económicas, urge considerar y aplicar otras alternativas que rehabilite y potencien la actividad privada, la cual sin lugar a duda debe ser el eje de la económica; nunca más el Estado debe ser el actor principal y que alrededor del mismo este la actividad económica, las consecuencias se han visto en estos años, modelos como esté llevó a países como Venezuela y Ecuador a la crisis que se encuentran ahora.

Sin lugar hay una gran expectativa en el país y en sus distintos sectores (económicos, políticos y sociales) sobre lo que traerán el plan económico, la circulación de propuestas, “borradores”, etc. no solamente refleja la preocupación alrededor de este preocupante tema que se ha dilatado casi un año, sino también la esperanza de que salgamos de esta situación económica que llevamos aproximadamente 3 años; sin lugar a duda es una nueva oportunidad que se le presenta al Presidente Moreno para ratificar con acciones que este es un gobierno distinto, ya ha perdido algunas oportunidades, ojalá está no sea una más. No es dable que sea más de lo mismo en torno a las medidas económicas, urge considerar y aplicar otras alternativas que rehabilite y potencien la actividad privada, la cual sin lugar a duda debe ser el eje de la económica; nunca más el Estado debe ser el actor principal y que alrededor del mismo este la actividad económica, las consecuencias se han visto en estos años, modelos como esté llevó a países como Venezuela y Ecuador a la crisis que se encuentran ahora.

Definitivamente, hace falta que el gobierno concilie el discurso entre los frentes interno y externo, eso mostrará un gobierno más creíble para los inversionistas, que brinda garantías para la inversión extranjera no solo por el hecho de tener leyes que lo indiquen, sino por la confianza que genera en su accionar. Esto sin lugar a duda, permitirá restablecer la senda de crecimiento y desarrollo económico del país, en aras de garantizar el bienestar de la población reflejado en generación de empleo, acceso a salud, educación, alimentación y vivienda.

Sin lugar a duda todos deseamos un mejor país, y lo que varía es la forma de conseguirlo, pero sin lugar a duda lo que debe primar ahora más que nunca es el pragmatismo. Ecuador tiene, aún, esperanzas.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *