LOADING

Type to search

Ecuador debe estar preparado para dinamizar su economía en medio de una política de guerra


Guillermo Granja Cañizares
Universidad Ecotec
jueves, mayo 10, 2018
La realidad versus lo ofrecido. A marzo del 2018 existe un déficit de 177 mil empleos, por lo tanto, la previsión de en un año generar cierta cantidad de empleos es incierta, a menos que ocurra una maravilla. Por ello, es necesario que los empresarios confíen y aumenten la oferta de productos para tener un movimiento real de la economía, basado en las estimaciones de consumo.

Para el presidente Lenín Moreno solucionar el problema del desempleo es una prioridad que parece alejarse de la realidad país. Evoluciona, pero a paso lento. Es decir, se ha cumplido con el 30% de la meta establecida. Así lo demuestran las estimaciones registradas durante marzo 2017 y marzo 2018, periodo en el cuál solo se han creado 73 mil plazas de los 250 mil de puestos de trabajo ofrecidos por Lenín Moreno durante su campaña electoral.

La realidad versus lo ofrecido. A marzo del 2018 existe un déficit de 177 mil empleos, por lo tanto, la previsión de en un año generar cierta cantidad de empleos es incierta, a menos que ocurra una maravilla.

El Desempleo

Se han creado 73 mil plazas

Marzo 2017 y marzo 2018

De los 250 mil de puestos de trabajo prometidos por Moreno

En la actualidad existe un déficit de 177 mil empleos.

La realidad versus lo ofrecido

Al comparar marzo 2017 – mazo 2018, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) confirma que la tasa de desempleo se mantiene en 4.4%. Las cifras registran en un porcentaje bajo el crecimiento de este indicador a nivel país. Y se debe a que recién los empresarios se suman a las nuevas acciones económicas anunciadas por el Gobierno.

Evidentemente, la nación durante el segundo semestre del año 2014 entró en una recesión que se fue acentuando y recién halló una especie de salida con el anuncio de un plan económico que incluía ganar confianza y generar productividad a favor del país.

Existen fórmulas para bajar los índices de desempleo. La primera es través del empleo formal, generado por el empresario y también con nuevas contrataciones en el sector público, pero eso es algo que no va con la línea del plan económico porque se busca la reducción del aparato estatal. Luego están los emprendimientos, que crean plazas de empleo directo para tres o cuatro personas, en el mejor escenario.

Existen mediciones. El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) clasifica a la Población Económicamente Activa (PEA) personas que están en la capacidad de trabajar. Se catalogan en empleos (empleo menor, no remunerado, y no clasificado) y el desempleo (abierto y oculto).

De manera inmediata, hay que solucionar el tema de la seguridad para que la economía marche bien. Por ello la llegada del ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, es un importante signo que ayudará a la población a entender que el Estado se encarga de la seguridad para que los empresarios puedan producir y generar empleo.

Los conceptos que recoge el INEC son que los desempleados se refiere a las personas desempleadas son de 15 años y de más edad que no tuvieron empleo la semana pasada y están disponibles para trabajar. En segundo lugar, están los buscaron establecer relaciones orientadas a establecer algún negocio en las últimas 4 semanas; es decir, aquel que fue a entrevistas de trabajo o que estuvo en un negocio hasta hace un mes atrás, esos son lo que se consideran desempleados.

En este sentido, se debe ser muy realista con las cifras. Se debe analizar el crecimiento Producto Interno Bruto (PIB) trimestral en su tasa de variación. El enfoque por el cual está creciendo la oferta y el consumo. Allí se podría tener un estimado del empleo, pero si la economía no crece es poco probable que el empleo aumente.

Es necesario que los empresarios confíen y aumenten la oferta de productos para tener un movimiento real de la economía, basado en las estimaciones de consumo.

De manera inmediata, hay que solucionar el tema de la seguridad para que la economía marche bien. Por ello la llegada del ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, es un importante signo que ayudará a la población a entender que el Estado se encarga de la seguridad para que los empresarios puedan producir y generar empleo.

La seguridad es un talón de Aquiles en las economías. El país debe estar lo suficientemente preparado para no colapsar. Es evidente, que si se incrementa la seguridad en la frontera, por todos los problemas suscitados ahí, habrá cuantiosos gastos, un incremento en el presupuesto de seguridad.

A manera de ejemplo de lo anteriormente escrito, en el conflicto del CENEPA con el Perú, la economía se resintió (venía creciendo bien) , pero ese problema aunado a la corrupción y la crisis energética afectaron lo que catapultó los indicadores de los años 96, 97 y que condujeron a la crisis del 99.

Tags:

Temas relacionados