LOADING

Type to search

Bélgica golea a Panamá con una joya de gol de Dries Mertens


Redacción
La Conversación EC
lunes, junio 18, 2018
Bélgica transitó la pelota como si sus jugadores estuvieran sumergidos en un mar de brea. La movilidad pilló a los pupilos de Roberto Martínez en plena tormenta. El tesón de Bárcenas y Cooper le pudieron al pánico escénico de Torres, y los 'Diablos Rojos', desconcertados, debieron nadar a cuestas

Dos minutos después de comenzada la segunda parte, Dries Mertens sacudió el arco panameño tras impactar la pelota en pleno recorrido aéreo. En linea recta, el balón se acomodó a las espaldas de Jaime Penedo, el arquero de Panamá, y abrió el marcador en el segundo partido de la jornada.

El equipo de Roberto Martínez aplastó por 3-0 a Panamá en el Estadio Fisht gracias a su pegada descomunal ante un rival que le aguantó el ritmo durante la primera parte. Porque el equipo de Hernán Darío Gómez no le puso las cosas fáciles a Bélgica. Eden Hazard tuvo la más clara luego de un error de Román Torres, pero falló ante Penedo. El propio arquero de Panamá fue una muralla infranqueable durante la primera parte.

En la segunda parte Bélgica se ensañó, sin apenas esforzarse, con el arte de Hazard, una asistencia, la contundencia de Lukaku, un doblete embocado y otro desperdiciado, y la belleza de los tiros de Mertens: un candidato al gol del torneo.

Según AS, Bélgica transitó la pelota como si sus jugadores estuvieran sumergidos en un mar de brea. La movilidad pilló a los pupilos de Roberto Martínez en plena tormenta. El tesón de Bárcenas y Cooper le pudieron al pánico escénico de Torres, y los ‘Diablos Rojos’, desconcertados, debieron nadar a cuestas para sortear la amenaza.

‘El Bolillo’ Gómez sometió a terapia a su pelotón, que aprendió a gozar de la brisna playera de Sochi. Godoy y Bárcenas cortaron los circuitos entre De Bruyne y Witsel, mientras las excursiones de Rodríguez causaron estragos mínimos en los terruños de Alderweireld. A pesar del estado de sonambulismo, Bélgica abrumó a Peneado: primero, con una pifia de Torres y una versión empeorada de Hazard; luego, con un golpeo escorado a la derecha de Hazard; luego, con las cabalgatas a ningún lado de Lukaku. Cuando Panamá abrió los ojos, la mitad del vendaval había pasado. Y casi como si nada.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *