LOADING

Type to search

Tras borrar cinco ceros al bolívar se ha creado un feriado bancario en Venezuela


Modesto Correa
Universidad Casa Grande
viernes, agosto 24, 2018
Mientras más venezolanos huyen de su país, el gobierno de Nicolás Maduro ha lanzado otro globo de ensayo en materia económica: le ha quitado cinco ceros a la moneda oficial que, desde el lunes, se llama “Bolívar soberano” mientras se debate en un índice inflacionario de un millón por ciento,  según cifras del Fondo Monetario Internacional; […]

Mientras más venezolanos huyen de su país, el gobierno de Nicolás Maduro ha lanzado otro globo de ensayo en materia económica: le ha quitado cinco ceros a la moneda oficial que, desde el lunes, se llama “Bolívar soberano” mientras se debate en un índice inflacionario de un millón por ciento,  según cifras del Fondo Monetario Internacional; un dólar es igual a 248.409 bolívares  y se anuncia el aumento del salario por 35 veces,  aún cuando el básico apenas alcanza para comprar un kilo de verdura.

Con un sector agrícola y un  aparato productivo desmantelado, con un comercio que cada vez tiene menos que ofrecer para vender, la crisis venezolana es una crisis de producción entre otros aspectos. Desde hace algunos años el país viene importando alrededor de 50 mil millones anuales de dólares en alimentos.

El vertiginoso descenso de la producción de crudo de 3,5 a 1,2 millones de barriles diarios para un país, otrora el segundo exportador mundial de petróleo, da cuenta de la situación crítica de la nación en la que los ingresos fiscales también dependen del petróleo y se destinan únicamente a malpagar un limitado funcionamiento estatal.

En ese contexto,  me temo un colapso de los medios de pago que afectará a toda la economía y en mayor medida a los ciudadanos con menos recursos.  Por decreto, los dólares del mercado negro no pasarán al mercado formal aunque el gobierno intente multiplicar las casas de cambio. Debe ser angustiosa  la situación de la banca comercial en Venezuela que ha debido cerrar viernes y lunes últimos,  hasta adaptar sus mecanismos a la nueva moneda, en una suerte de feriado bancario.

Borrar cinco ceros no borra la inflación; lo que antes era 10 millones, solo serán 100 bolívares. Restar ceros es restar el poder adquisitivo de la moneda  y la capacidad de compra a la gente. No es una medida económica seria sino una cosmética –utilizada en otras ocasiones por el gobierno- y así no se estabiliza la economía, ni se van a llenar las perchas vacías, ni la migración va a detenerse. La crisis toca fondo y los ciudadanos que abandonan Venezuela es la población económicamente activa forzada a salir porque no hay trabajo, ni producción ni consumo.

Si es difícil predecir cuál va a ser el desenlace de la economía de Venezuela cuando los nuevos billetes circulen, más complejo es determinar la suerte del país para el 2019.  La nación necesitará no menos de 20 años para salir de esta crisis y mucha ayuda externa, de organismos internacionales  financieros que puedan dinamizar la banca y reiniciar las inversiones, siempre y cuando haya un giro político de 180 grados. Venezuela precisa de un nuevo gobierno de coaliciones, un solo partido no podrá jamás solventar toda la crisis. La reconversión venezolana debe ser al 100%.

Ojalá la ONU y la OEA puedan ayudar a encontrar una solución lo más pacífica posible.

 

 

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *