LOADING

Type to search

¿Es usted un padre/madre helicóptero?


Zoila Cedeño
Universidad Tecnológica ECOTEC
domingo, octubre 14, 2018
Las consecuencias de un exceso de control y sobreprotección en los niños están vinculadas a la inseguridad, baja autoestima, sugestión al pensar que todo lo que hacen está mal o no es suficiente, incapacidad para la toma de decisiones, mínima independencia

Los padres helicóptero se caracterizan por sobrevolar la vida de sus hijos, advirtiéndoles todo el tiempo de los posibles peligros, sobreprotegiéndolos, evitando que comentan ciertos errores, y a menudo eligiendo por ellos, evitándoles valiosas oportunidades de aprendizaje a través del error y de la toma de decisiones. En este estilo parental llamado también “padres dron” o “padres sobreprotectores” el control y la sobreprotección son actitudes permanentes.

Encontrar el equilibrio en la crianza de los hijos, no es tarea sencilla. En general los padres deseamos y buscamos lo mejor para ellos. Sin embargo, es importante concientizar que caer en alguno de los extremos de los patrones de crianza como la periferia y desapego o el excesivo control y sobreprotección dejan secuelas que afectan el desarrollo psicoemocional de los hijos.

Las consecuencias de un exceso de control y sobreprotección en los niños están vinculadas a la inseguridad, baja autoestima, sugestión al pensar que todo lo que hacen está mal o no es suficiente, incapacidad para la toma de decisiones, mínima independencia; en general, se sienten menos capaces de lidiar con los desafíos que demanda el propio crecimiento.

La autonomía y la independencia son habilidades que se ejercitan y se interiorizan desde temprana edad. De allí que los padres debemos permitir que nuestros hijos vivan esas experiencias dentro del día a día como habilidades para la vida, por Ejemplo: Hacer la cama o poner la mesa. Que los niños asuman decisiones y adquieran compromisos propios de su edad, les lleva al cumplimiento de responsabilidades que lo forjarán para su vida adulta.

Todas las consecuencias mencionadas, respecto a este patrón o estilo de crianza hacen relación a posibles disfunciones afectivas, vinculadas con estados depresivos o de ansiedad. Varias teorías hablan sobre la importancia de la autorrealización humana, respecto a la necesidad de sentirse feliz con los logros obtenidos y que son alcanzados paso a paso. Conquistar esferas relacionadas a la seguridad, confianza, vinculación social, nos alimentan emocionalmente y nos conducen a sentirnos bien. Para que esto ocurra, los niños deben vivir esas experiencias que normalmente los padres helicóptero se proponen vencer para allanar el camino y facilitar la vida de sus hijos.

En los primeros años de vida, un niño necesita de cuidados y atención permanente, sin embargo, mientras el niño va creciendo las necesidades y demandas son diferentes. El niño empieza a ganar autonomía, va tomando decisiones propias y va construyendo su personalidad. Entonces, los padres y cuidadores debiéramos reaccionar y tomar la distancia oportuna, permitiendo que los pequeños se desenvuelvan por sí mismos.

“Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el desarrollo”, decía la educadora María Montessori y tiene relación con este tema: el niño casi siempre quiere hacer las cosas por sí mismo. Naturalmente él quiere explorar es algo innato.

Frases como “ten cuidado “, “te vas a caer” o “yo lo hago por ti” son usadas con frecuencia, lo que ocasiona que el niño deje de intentar y las repercusiones futuras derivan en adultos que necesiten siempre la aprobación de otra persona para tomar decisiones en cualquier ámbito de su vida.
Como adulto debemos analizar y reconocer si fuimos educados bajo un estilo de crianza sobreprotector, para tomar conciencia y evitar reproducir el mismo estilo de crianza con nuestros hijos, es decir romper patrones disfuncionales heredados.

En nuestra sociedad, existe un enorme temor a la equivocación y al error. Por ese motivo, los padres buscamos que siempre les vaya bien a nuestros hijos, desconociendo la importancia de superar los errores para aprender de ellos. Es imposible no equivocarnos, lo relevante es aprender frente a esa equivocación. Los niños necesitan equivocarse y los adultos también.

Cómo reconocer a un padre/madre helicóptero

Estos son los puntos de alerta en diversos estilos parentales:

1. Si usted contesta todo por su hijo y no le permite hablar. Por ejemplo, le preguntan al niño, ¿cómo te llamas? y usted como padre se apresura a responder por él, es síntoma de un padre invasivo.
2. Si usted como cuidador lo decide todo: qué va a comer, qué ropa se debe poner, cómo jugar, qué amigos debe tener.
3. Si usted siente de forma constante culpa. Un ejemplo común es cuando los padres se ausentan de casa y tienden complacen en todo a sus hijos, incluso adquiriendo objetos antes de los hijos sientan la necesidad de tenerlos, privándoles de la valiosa experiencia de desear algo con todas sus fuerzas y crear un plan para conseguirlo.

A los niños debemos dejarlos ser, dejar que tropiecen, que jueguen, que canten, que se ensucien y que elijan. Porque ellos innatamente buscan independencia y autonomía del adulto.

Algunas de las sugerencias para evitar un estilo parental basado en la sobreprotección son las siguientes:

• Asignarles responsabilidades para que vayan adquiriendo autonomía.
• Plantear metas de acuerdo a la edad.
• Darles pequeños encargos a medida que van creciendo.
• Permitirles “ser” ellos partiendo de la seguridad y el amor.
• Darles las herramientas para superar los obstáculos, no hacer las cosas por ellos.
• Proyectarles seguridad, entusiasmo, autoestima, educamos con el ejemplo.
• Estimularlos para que investiguen y socialicen.
• Anticipar eventos, hacerlos participes de decisiones, involucrarlos activamente en la vida familiar.
• Dejarles que tomen cierto tipo de decisiones, dentro de las opciones que la familia establezca (limites).

Cuando un niño se siente seguro de sí mismo, deja de buscar aprobación en cada paso que da María Montessori
Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *