LOADING

Type to search

Al ritmo actual, la equidad de género se conquistaría en 217 años


María Dolores Brito Rhor
Universidad San Francisco de Quito
martes, noviembre 27, 2018
Estudiantes de 4to año de la clase de Proyectos Publicitarios de la USFQ realizaron una campaña comunicacional denominada ̈Escucha lo que oyes ̈, que pretende evidenciar el contenido de las canciones de Reggaetón

“Estoy enamorado de cuatro babys. Siempre me dan lo que quiero. Chingan cuando yo les digo ninguna me pone pero” Maluma ‘4 Babys

“Si sigues en esta actitud voy a violarte, hey que comienzo contigo y te acuso de violar la ley así que no te pongas alzadita yo sé que a ti te gusta porque estás sudadita”. Jiggy Drama ‘Contra la pared

“Bebiendo, jodiendo en un club y en hoteles rompiendo colchones, andamos con Ali Babá buscando y matando a cuarenta ladrones, aquí todos estamos casados pero en secreto tenemos mujerones”. Kiubbah Malon. ‘Árabe’

”A mí me gustan más grandes. Que no me quepa en la boca. Los besos que quiera darme y que me vuelva loca.” Becky G Ft. Bad Bunny ‘Mayores

Las cinco canciones más escuchadas de reguetón acumulan cerca de tres mil millones de vistas en YouTube y quinientos millones en Spotify, sin embargo, no nos percatamos de los mensajes que nos transmiten sus letras.

En lo que va del 2018 se han registrado más de 51 femicidios en el Ecuador, según la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (Cedhu). Por tal motivo, varios estudiantes de la Universidad San Francisco de Quito se han planteado realizar una campaña comunicacional denominada ̈Escucha lo que oyes ̈, la cual pretende evidenciar las problemáticas que generan las letras de las canciones de reguetón u otros géneros, siendo estas potenciadoras de violencia y estereotipos en contra de la mujer, así como abuso de poder y misoginia.

Las conclusiones se desprenden de una investigación realizada por los estudiantes de 4to año de la clase de Proyectos Publicitarios de la USFQ.

Durante la investigación detectamos que el ritmo pegajoso ha penetrado varios segmentos poblacionales que no han reparado en el mensaje violento de varias canciones. Los jóvenes son los más vulnerables a la tendencia. El objetivo no es satanizar el género musical, pero sí reparar en el mensaje que consumimos.

Los estudiantes visitaron diferentes sectores de Quito y leían a los encuestados fragmentos de canciones. Sin el ritmo pegajoso, las personas no podían distinguir entre la letra de una canción y las declaraciones de un abusador. Seis de cada 10 respuestas eran erradas. Precisamente era de esperarse el que la gente se confunda por el fuerte parecido entre las dos opciones.

Las letras son misóginas, sexistas, violentas y el fenómeno es multifactorial, es decir, que sí puede incidir y reforzar los modelos de violencia. La investigación también determinó que, sobre todo los jóvenes, se saben de memoria parte de las letras de dichas canciones.

Cuando empezamos a investigar, reparamos que a lo largo de la historia otro tipo de géneros también cayeron en el mensaje sexista, pero también se evidencia que mientras más pasa el tiempo el tono sigue subiendo: las malas palabras o los insultos están socialmente aceptados dentro de ciertos entornos.

El sexismo se manifiesta no solo en la música que consumimos, sino en la publicidad, y el mensaje cada vez debe ser más fuerte si quiere llamar la atención porque los sentidos se han acostumbrado a estos estímulos.

Hemos diferenciado, además, todos los tipos de violencia que existen y frente a ello, el feminismo lo que ha hecho es presentar evidencia contundente y pese a las leyes, todavía resta mucho por hacer.

Y ahora, que precisamente recordamos el Día Internacional de la No violencia contra la Mujer es bueno subrayar que el feminismo ha sido satanizado porque no se lo ha entendido. El feminismo es igualdad de derechos sin importar el género; eso significa que los hombres también debieran ser feministas.

Por eso los padres y los educadores, quienes tienen a niños y jóvenes en formación, deben tener mucho cuidado porque los estereotipos también se refuerzan en casa. El respeto a la identidad del individuo debe empezar en cada hogar.

El Informe sobre la Brecha Global de Género 2017 del Foro Económico Mundial, que analiza las disparidades en salud, educación, economía y política, encontró que la brecha promedio general de género aumentó al 32%, en comparación con el 31,7% en 2016. Es decir que los esfuerzos tanto públicos como privados no están dando buenos resultados. Si seguimos al ritmo que vamos, nos va a tomar 217 años cerrar esa brecha de género.

La campaña ̈Escucha lo que oyes ̈ tiene un sitio en Facebook donde los estudiantes se plantean a los visitantes una pregunta:
¿Por qué crees que las letras sexistas, machistas y violentas de reguetón han triunfado en el mundo de la música?

También existe un video que no tiene derechos de autor. Está ahí para ser utilizado y reproducido.

 

El material está en el siguiente link:

https://www.facebook.com/805885897/posts/10157808171760898/
#EscuchaLoQueOyes
#Metoo

 

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *