LOADING

Type to search

Keiko Fujimori pasa su primera noche en prisión por el caso de los aportes de Odebrecht


Redacción
La Conversación EC
viernes, noviembre 2, 2018
El magistrado indicó que existía la "sospecha grave" de que Keiko dirigía una "organización criminal de facto que se ha enquistado dentro del partido" fujimorista, que blanqueaba dinero de origen ilícito

El presidente Martín Vizcarra hizo un llamado este viernes a trabajar en la lucha frontal contra la corrupción y sostuvo que su Gobierno es respetuoso del orden constitucional. “Que quede bien claro: somos absolutamente respetuosos de la Constitución y la división de poderes. Debemos trabajar juntos en la lucha frontal contra la corrupción. En democracia, sin amenazas, ni blindajes. Pongamos el Perú primero”, escribió en su cuenta de Twitter.

El mensaje Vuzcarra se da luego de que, también a través de Twitter, el ex mandatario Alan García aseverara que el Gobierno estaría detrás de la orden de prisión preventiva contra Keiko Fujimori. Asimismo, sostuvo que el Ejecutivo exige al Congreso destituir al fiscal de la Nación, Pedro Chávarry. “Han politizado la justicia. ¿Es un golpe de estado?”, se preguntó el líder del Apra.

La líder opositora peruana Keiko Fujimori fue trasladada el jueves 1 de noviembre de 2018 a una cárcel de Lima, un día después de que la Justicia le impusiera prisión preventiva por 36 meses, acusada de recibir aportes ilegales de la brasileña Odebrecht, informó el Instituto Nacional Penitenciario.

A su salida de la celda del Palacio de Justicia donde pasó la noche en una bolsa de dormir, Fujimori salió sonriente y con las manos esposadas, según imágenes de televisión. Keiko, que vestía una chaqueta negra y el cabello recogido, fue movilizada en un vehículo policial.

Al ingreso al penal tuvo algunos inconvenientes debido a la presencia de una decena de simpatizantes del partido Fuerza Popular que gritaban “¡Keiko, valiente, aquí está tú gente!”. La justicia peruana dictó el miércoles prisión preventiva para la poderosa líder acusada de recibir aportes ilegales de la brasileña Odebrecht.

“La única medida necesaria en su caso es indudablemente la prisión preventiva”, pues ella ha interferido en los poderes del Estado, como el Congreso, y ha intentado obstruir la justicia, argumentó el magistrado. Tras el anuncio del juez, Keiko abrazó a su marido, Mark Vito Villanella, a quien le corrían las lágrimas, antes de ser conducida a prisión por varios agentes de policía.

“Es duro, pero ella es una mujer fuerte. Así pase tres años o diez años en la cárcel, ella no va a dejar la política”, dijo Villanela.

Al acoger un pedido de un fiscal anticorrupción, el juez Richard Concepción Carhuancho impuso prisión preventiva por 36 meses a la primogénita del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), cuyo partido controla el Congreso pero ahora enfrenta una crisis interna que puede derivar en quiebre.

El magistrado indicó que existía la “sospecha grave” de que Keiko dirigía una “organización criminal de facto que se ha enquistado dentro del partido” fujimorista, que blanqueaba dinero de origen ilícito.

La orden de prisión preventiva fue pedida por el fiscal José Domingo Pérez, que la acusa de recibir 1,2 millones de dólares aportados en forma ilegal por la cuestionada constructora brasileña para su campaña de 2011.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *