LOADING

Type to search

La sede de la final de la Libertadores entre Boca y River podría ser Génova


Redacción
La Conversación EC
lunes, noviembre 26, 2018
Boca ha hecho de esta Copa una obsesión, pues persigue el séptimo título para igualar al también argentino Independiente como los máximos ganadores de la Libertadores, mientras que River, que ganó la última hace tres años, busca su cuarta corona

“Estimados presidentes, debido a los lazos históricos, culturales y deportivos con Buenos Aires, esta ciudad se siente profundamente conectada con esos dos clubes prestigiosos, fundados por nuestros compatriotas que emigraron a Argentina a principios del siglo XX”, escribió en una carta el asesor para el deporte de Génova, Stefano Anzalone, al ofrecer la ciudad, su casa materna, como sede para la final histórica de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate, postergada por violencia este fin de semana.

La final histórica de la Copa Libertadores se encuentra en un verdadero limbo después de que fuera aplazada el sábado por hechos de violencia contra el plantel ‘xeneize’ y postergada el domingo por la Conmebol a una fecha por decidir.

“Se trata además de una oportunidad para darle visibilidad internacional a Génova en este momento tan difícil”, reconoce el asesor al mencionar indirectamente el dramático derrumbe en agosto del Puente Morandi, que causó la muerte de 43 personas.

“Queremos renovar la profunda amistad que nos une históricamente a esos dos clubes”, agregó Anzalone, quien compara a los dos equipos argentinos con los de su ciudad, también históricamente rivales, Génova y Sampdoria.

Los presidentes de Boca, Daniel Angelici, y de River, Rodolfo D’Onofrio, se reunirán el martes en la sede de la Conmebol, en Paraguay, para buscar fijar una nueva fecha.

El partido de vuelta de la inédita final de la Libertadores había sido suspendido el sábado por el ataque al autobús de Boca Juniors, a pocas calles del estadio Monumental, con piedras, palos y gas pimienta por cientos de hinchas de River.

El mediocampista y capitán de Boca, Pablo Pérez, y el también volante Gonzalo Lamardo fueron los más afectados por las esquirlas de los vidrios rotos, al sufrir lesiones en los ojos que obligaron a su traslado a un hospital cercano del estadio.

Debido a la escalada de violencia en los últimos años, las autoridades decidieron en 2013 prohibir la presencia de hinchas visitantes, como ocurrió en La Bombonera (que terminó hace dos semanas 2-2 sin incidentes) y estaba previsto en el Monumental, pero los incidentes no se han detenido.

Boca ha hecho de esta Copa una obsesión, pues persigue el séptimo título para igualar al también argentino Independiente como los máximos ganadores de la Libertadores, mientras que River, que ganó la última hace tres años, busca su cuarta corona.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *