LOADING

Type to search

Michel Houellebecq vuelve a sorprender con Serotonina


Redacción
La Conversación EC
viernes, enero 4, 2019
La crisis del mundo rural francés, la violencia del neoliberalismo y la soledad del mundo moderno son el telón de fondo de esta novela en la que algunas escenas recuerdan la revuelta de los "chalecos amarillos".

Michel Houellebecq anticipó el movimiento de protesta de los chalecos amarillos en Francia. Al menos eso se desprendería de la lectura de su nuevo libro, Serotonina, que se publica este viernes 4 de enero en Francia y a partir de la próxima semana en el resto de Europa, puede llevar a pensar que el polémico autor francés tiene dotes de vidente.

La séptima novela del que muchos consideran como un genio de las letras fue escrito varios meses antes de la aparición de este movimiento de protesta social que nació en Francia contra de las políticas económicas y sociales de Emmanuel Macron.

En los numerosos artículos que la prensa francesa y europea dedica a esta obra que promete ser un gran éxito, aparece a menudo la palabra profeta.Pero no es la primera vez que Houellebecq muestra sus dotes de visionario.

La muy esperada novela del exitoso novelista francés describe la soledad de un ingeniero agrónomo desilusionado por la Unión Europea y los lobbys industriales. Soledad, sexo y suicidio. Los temas recurrentes de las novelas de Michel Houellebecq están presentes en Serotonina.

El nuevo libro de Houellebecq tiene como protagonista a Florent Claude Labrouste, un ex empleado del ministerio de Agricultura. Al borde de suicidio, el narrador toma pastillas de un antidepresivo con serotonina, una hormona que supuestamente mejora la autoestima, y se retira en un hotel parisino para hundirse en la nostalgia de sus relaciones pasadas.

Como siempre en la literatura de Houellebecq, la narración está fuertemente arraigada en la realidad social y política contemporánea, con una buena dosis de humor políticamente incorrecto. A contracorriente de los gestos ecológicos, el protagonista de Serotonina “sabotea el programa de separación de la basura”, tirando su botella de vino en el contenedor reservado al papel.

La crisis del mundo rural francés, la violencia del neoliberalismo y la soledad del mundo moderno son el telón de fondo de esta novela en la que algunas escenas recuerdan la revuelta de los “chalecos amarillos”.

La anterior novela de Houellebecq, Sumisión (2015), una ficción política en la que Houellebecq imaginaba la elección de un candidato islamista a la presidencia francesa, causó controversias al ser tildada de islamófoba. Su publicación coincidió con el sangriento atentado yihadista de los hermanos Kouachi contra la redacción del semanario satírico Charlie Hebdo.

El 3 de septiembre de 2001 Houellebecq publica Plataforma.El libro aborda el turismo sexual en Tailandia.Poco antes del final de la novela, un grupo de islamistas mata a 117 personas en una discoteca frecuentada por turistas extranjeros. Entre las víctimas figura Valérie, la esposa del narrador.

Ocho días después de la publicación de la novela ocurrieron los atentados del 11 de septiembre.Pero fue con los atentados de Bali, un año después (en octubre de 2002), en los que grupos islamistas atacaron dos discotecas frecuentadas principalmente por occidentales, que algunos comenzaron a hablar sobre su “capacidad predictiva”.

Plataforma no es ni una novela sobre el islamismo ni sobre el terrorismo (…) Houellebecq no se hace pasar por un especialista en terrorismo, y también sabemos que tiene una visión sesgada y al menos caricaturesca del Islam”

“Pienso que se han exagerado un poco acerca de mis habilidades proféticas (…) El hecho de que los musulmanes iban a terminar reaccionando negativamente al turismo sexual no fue muy difícil de predecir. Fue una profecía pero no muy difícil”, dijo Houellebecq en una entrevista con la revista Inrockuptibles, en 2005.

“Diría que veo, y luego, hago proyecciones, que no son profecías…Es bastante difícil explicar la proyección en ciencia ficción.Tomemos un caso típico: cuando Orwell escribió 1984 en 1948 en Inglaterra, no dice en absoluto que esto es lo que sucederá.Quiere expresar un temor que está en el inconsciente de los británicos de su época”, explicó en una entrevista con La Revue des Deux Mondes en 2015.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *