LOADING

Type to search

Irina Shayk dejó de seguir a Lady Gaga en Instagram


Juan Tibanlombo
La Conversación EC
jueves, febrero 28, 2019
El tiempo pasa y Glas sigue en el lugar al que nunca creyó que iba a llegar, a la cárcel construida por su mentor que ni siquiera se digna en regresar al país para al menos encarar su defensa, la de Glas y la suya, en persona

Las criptomonedas pierden valor; ya nada sabe nada del Petro de Nicolás Maduro, más preocupado por sacar el oro de las bóvedas del Banco Central de Venezuela; India y Paquistán mantienen una escalada de violencia preocupante, sobre todo porque son dos potencias nucleares, mientras Donald Trump se reúne con uno de los mayores dictadores del mundo, el de Corea del Norte.

En Quito, las lluvias a veces parecen presagiar el inicio del diluvio universal aunque pocas son las grandes emergencias reportadas, tal vez porque los encargados de agrandar los problemas de la ciudad andan más atareados en una campaña un poco opaca, limitada a un impresionante bombardeo de propaganda en las radios. En las calles poco se ve el activismo político.

Es tanta la apatía política que hasta una campaña por el voto nulo en la lista de candidatos al Consejo de Participación Ciudadana levanta polvareda, una polémica inexistente porque quienes lleguen a ese organismo solo llegarán a ser otros vocales más en una institución de un Estado con un modelo hiperpresidencialista diseñado en Montecristi para darle gusto a un expresidente que no sabe de dónde más levantarse escándalos para hacer algo visible su aburrido lagrimeo por haber perdido el poder de todos los poderes del Estado.

Ese Consejo de Participación sirve en tanto y en cuanto haya un huésped en Carondelet que tenga sueños de ser el espejo de Nicolás Maduro. No hay nada ahí más que humo que servirá para alimentar el sueño del exiliado en Bélgica de que podrá volver a controlar el poder político de todas las Funciones del Estado.

El tiempo pasa y Glas sigue en el lugar al que nunca creyó que iba a llegar, a la cárcel construida por su mentor que ni siquiera se digna en regresar al país para al menos encarar su defensa, la de Glas y la suya, en persona.

Y así ya llegó Carnaval. Y pronto la Semana Santa. Y nadie sabe todavía si Bradley Cooper mantiene un romance con Lady Gaga, a vista y paciencia de Irina Shayk. Lo único cierto hasta ahora es que Irina Shayk dejó de seguir a Lady Gaga en Instagram. Aunque esa noticia es de The Sun, lo que lleva a suponer que puede ser cierta como no.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *