LOADING

Type to search

San Valentín


Juan Tibanlombo
La Conversación EC
jueves, febrero 14, 2019
Pero como hoy es San Valentín, ¿qué opina de Tinder?

Pues entrar a la redes sociales el miércoles fue un acto de aventura extrema. Políticos que menospreciaban las protestas, que llamaban vagos a quienes salían a reclamar por medidas que sumaban impuesto tras impuesto a los ciudadanos, para financiar una década de despilfarro, convocaban a un paro solo para satisfacer a un expresidente refugiado en Bélgica, país al que supuestamente se fue para descansar de la política, pero desde el que no ha parado de intentar incendiar el país desde su cuenta de Twitter o desde su Facebook Live. Juegos de realidad virtual es que le llaman los entendidos en tecnología.

Desde su imaginario, esos convocantes veían un país encendido en llamas con miles y miles de personas en una pista aérea empujando el avión presidencial para que vaya raudo y veloz a recoger a un pasajero en Bélgica que luego sería proclamado salvador de la Patria y hacedor de los nuevos días de gloria para ellos. Delirium tremens es que le llaman los sabedores de las adicciones.

Nada. El país sigue su curso a una reinstitucionalización que no se logrará de la noche a la mañana y que tampoco se desbaratará porque los candidatos de la lista de Iván Espinel, detenido por corrupción, crean que están haciendo campaña para convertirse en los próximos dictadores a sueldo.

Ni El Chapo Guzmán, con todos los millones de dólares que todavía tiene, tal vez disfrute de tanto ego o cinismo. Al menos ya se sabe que lloró cuando llegó deportado a Estados Unidos.

El poder embriaga, quita el sueño, confunde la sabiduría con senilidad, un insulto que pretendió endilgarle el expresidente Correa a Julio César Trujillo por decir la verdad; por no tener pelos en la lengua, ni intentar ser políticamente correcto. Por haber hecho lo que nadie creía que podía haber hecho: poner lo ocurrido en la última década de despilfarro en su justo contexto. Si la senilidad hace eso que el expresidente se quede con la juventud de los millennials que cree tener. Con el perdón de los millennials, claro está.

Pero como hoy es San Valentín, ¿qué opina de Tinder?

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *