El tráfico de fauna silvestre mueve montos de dinero similares a los del tráfico de armas