¿Por qué nunca vamos a esperar un fenómeno como un huracán en las costas ecuatorianas?