El inodoro de Bill Gates es como tener un hueco en la tierra