El mensaje del gobierno es claro: ya no podemos subsidiar a la clase media